Ahora leyendo
Embajadores del Arte Urbano Caraqueño: Saz Oner

Embajadores del Arte Urbano Caraqueño: Saz Oner

Saz Oner

La ciudad se transforma en un enorme lienzo ante la mirada del artista que logra determinar posibilidades infinitas de expresión en cada espacio de la urbe. Así el Artista Plástico Allan Costa, mejor conocido como Saz Oner encontró la manera de ir modificando el aspecto de nuestra ciudad, por eso forma parte de los Embajadores del Arte Urbano Caraqueño, un destacado grupo de Profesionales que van enriqueciendo la relación que desarrollamos a diario con la capital.

Un muro gris que refleja suciedad y desidia es transformado por Saz Oner en una magnífica obra abstracto geométrica, llena de colores intensos y contrastantes, figuras que se mueven ante los ojos de los transeúntes que descubren ahora un rincón al que pasaron desapercibido por mucho tiempo inmersos en su rutina diaria. Un kiosco abandonado es fusionado al muro, la geometría se apodera del rincón y el rincón de las miradas atónitas de los citadinos que comienzan a observar cómo su medio se modifica para regalarles ahora un recorrido más hermoso y divertido.

Saz Oner

Conversando con Saz Oner:

Los Inicios

“Nunca tuve claro de pequeño que al crecer sería Artista, aunque sí asistí a clases de dibujo y pintura, en realidad quería ser Piloto de Avión o Futbolista. Mi Padre fue Jugador Profesional y también pintaba al óleo en vacaciones, como hobby, él fabricaba sus propios lienzos y sus propios marcos, así que sí estaba rodeado por el arte. Mi Padre me enseñó a resolver todo lo que yo quería hacer con mis propias manos, sin necesidad de involucrar a otras personas. También una querida Tía venía a pintar y me daba clases durante las vacaciones, ahora que lo pienso, era como un taller familiar. Yo también hago ahora mis propios bastidores y lienzos.

Al llegar a mi adolescencia comencé a tomar cursos y siempre representé todo de forma abstracta, yo no dibujaba lo que veía exactamente como estaba, sino como yo lo percibía de forma modificada. Más adelante me llamó la atención el Arte de los Tatuajes, sobre todo los trabajos de figuras tribales, son formas básicas y abstractas de líneas sencillas y empecé a desarrollar un gusto por la línea y la forma antes de estudiar el color”.

Recorrer Caracas en Patineta

“Llegó la época del bachillerato tenía una inclinación por la arquitectura, pero al final empecé a estudiar Ingeniería de Sistemas en la Universidad Santa María, allí estuve un tiempo hasta que me di cuenta que yo no iba a tolerar un trabajo detrás de un escritorio, abandoné la carrera en el quinto semestre. Así empecé a experimentar con el Graffiti y el Lettering, desarrollé tipografías, busqué un seudónimo y estaba influenciado por el trabajo en la calle porque recorría Caracas en patineta, desde el segundo año del bachillerato hasta la época universitaria y descubrí cómo descomponer las letras en figuras geométricas, yo sentía que aquellas formas se movían. Como no hay escuelas que enseñen Graffiti, este se aprende en la práctica directamente. La abstracción de las letras me llevó a la forma. Presenté un examen en la Armando Reverón pero no quedé, entonces empecé a trabajar en el taller de serigrafía de un amigo”.

Saz Oner

El encuentro con el color

“Desarrollé la fluidez de mi estilo dentro del estudio del color en el taller de serigrafía textil, en el trabajo con la cuatricromía descubrí que lo que hacía en papel lo podía transferir a otras superficies con el uso de los colores planos, el uso del fotolito y el manejo de los tonos me llevó a descubrir nuevas formas representativas de la forma y entonces decido estudiar Diseño Gráfico en el Instituto Monseñor de Talavera, mi panorama se amplió mucho más y las técnicas para abordar la calle ahora eran infinitas: posters hechos con serigrafías, esténcil, etiquetas, de hecho eran técnicas más prácticas del Street Art o Post Graffiti, comienzo a adentrarme en este nuevo mundo con un lenguaje nuevo lleno ahora de figuras orgánicas tipo borneo que desarrollé con composiciones abstractas de rostros de seres que parecían de otro mundo. Al depurar estas figuras fue apareciendo el trabajo geométrico. Eliminé la parte figurativa y comencé a depurar el estilo. Aprendí a utilizar las técnicas del lenguaje publicitario y materiales como madera, hierro, aluminio, etc, material de reciclaje que utilicé para ensamblar figuras abstractas y geométricas, aquí me enamoré del color plano sin degradados, que a mi juicio ensucian la pureza del color”.

Embajadores Arte Urbano

El Concepto Generador de su Obra

“Me siento influenciado por los Maestros: Alejandro Otero, Lía Bermúdez, Frank  Estela, Ligia Clark, Martin Blasco, Mateo Manaure, Pablo Palazuelo, Mercedes Pardo, Boris Telenge, mezclados con Artistas Venezolanos del Graffiti ya consagrados a nivel mundial, también algunos Artistas Brasileros como Ligia Clara, Gerardo de Barro, Hélio Oiticica, últimamente comencé a desarrollar una obsesión por la geometría de la mano de mi gran amigo de los inicios Flix, ambos indagamos a la vez en este mundo del abstraccionismo geométrico, él es Arquitecto y su trabajo con los robots comenzó a representarse menos figurativo.

Comencé a estudiar la arquitectura de forma autodidáctica, me encanta el trabajo del Arquitecto Japonés Tadao Ando, su limpieza de líneas bien definidas me fascina, también me gusta el uso de los materiales en la construcción brutalista. Yo trato de que mi trabajo sea lo más espontáneo posible, no es que yo me paro y digo “hoy voy a pintar”, qué va, lo que sucede es que tratando de no embotarme, entre un trabajo y otro dejo que la musa llegue.

Saz Oner

El Trabajo en la Calle

“Yo doy mucho espacio entre un trabajo y otro, para darme el tiempo de evaluar si estoy logrando el resultado deseado, por eso no saturo la ciudad, esa autoevaluación me permite un respiro entre una obra y la siguiente. No debo invadir la calle y organizo mientras voy creando bocetos que pueden ser la inspiración de mi próxima intervención urbana. Trabajo con las herramientas de diseño digital como Corel Draw e Illustrator, trato de que cuando llega el momento de pintar los bocetos sean solo una base, me cuesta copiarme a mí mismo, creo que porque lo considero menos auténtico, prefiero crear de cero aunque ya tenga un mapa mental de las combinaciones de colores y las formas que los van a contener. Me gusta ver el lenguaje de la fotografía en blanco y negro, las veo a color y luego las paso al blanco y negro, eso me ayuda a establecer un estudio de la tensión que se genera entre los edificios y también estudio a otros artistas que no son necesariamente de la misma tendencia de mi trabajo.

Me gusta observar la ciudad para encontrar las configuraciones geométricas que se encuentran dentro, pero no nos damos el tiempo de darnos cuenta que están allí. Ángulos específicos que generan ciertas vistas desde mi casa o desde mi lugar de trabajo descubro lo que hay más allá del horizonte”.

Enamorado de Caracas

Ver también
Mariano Diez Hermoso

“Me gusta caminar mucho por eso mi relación tan cercana con Caracas, porque la recorro a pie y en patineta y ahora en bicicleta, así encuentro esos lugares especiales. Cuando uno interviene un lugar él ya tiene una identidad específica y posee sus cualidades estéticas. Mi intención al intervenir los espacios es resaltar una zona que estaba siendo ignorada, por medio de la forma y el color logro Expandir la Realidad del Público, son “acentos urbanos” que también otorgan una experiencia callejera que llama a la reflexión. Yo le doy una nueva estética al lugar y el que pasa por allí debe recordar que la situación precaria en la que se encontraba aquel lugar podía haberse evitado sin necesidad de que yo lo resaltara con la modificación en positivo de la actualidad.

Mi conexión con Caracas surgió cuando mi Padre me llevaba de paseo, él me enseñó que uno debe conocer la ciudad donde vive y la mejor forma de conocerla es caminando. Así mi hermana y yo salíamos los fines de semana a pasear con él y caminábamos desde Carmelitas hasta Chacao, que es donde vivo, cambiábamos las rutas para aprender diferentes formas de llegar, a veces por la Avenida Panteón, otras por la Universidad Central, aprendí a desenvolverme en mi ciudad, al punto de que con sólo 15 años podía regresar a mi casa a pie desde cualquier punto de la capital. Desarrollé un buen sentido de ubicación geográfica y ese sentido comenzó a crecer conmigo, la ciudad es intervenida constantemente aunque no nos demos cuenta. Al patinar también modificaba el ambiente y los que me vieron se llevaron una imagen nueva.

También me siento conectado con Sao Paulo, allá vive mi familia, la ciudad es más grande, es más violento su movimiento, es difícil conseguir espacios que suavicen el recorrido, es puro concreto, no tengo mi Ávila y eso me hace sentir desorientado, pero encontré similitudes en el lenguaje en cuanto al movimiento y la convivencia del Caraqueño.

Embajadores Arte Urbano
Exposición en la Galería CAF

De la Calle a la Galería

“Pasó muy rápido, pero esos pasos no fueron forzados, esta experiencia te hace madurar mucho, hay que adaptarse a nuevas formas, ojo, sin modificar tu lenguaje expresivo para que sea aceptado, nada de eso, la calle tiene sus códigos, el mundo de los museos y las galerías también tiene el suyo, la clave está en conectar ambos códigos en un mismo lenguaje por medio del arte. La calidad no tiene que ver con la formación académica, a veces el reconocimiento de la calle es suficiente para algunos artistas, mientras que para otros el galerista es el que lo llena. Es natural que existan personas que no gustan de mi trabajo, de hecho me asustaría si no fuese así, el arte es subjetivo.

Yo pienso que lo ideal es encontrar el equilibrio entre ambos espacios de exhibición, así se tiene la maravillosa experiencia de llegar a diferentes tipos de público y hacer que se conozcan para que vean que al final no son tan diferentes. Yo trato de aprender lo más que pueda del nuevo mundo que estoy empezando a conocer. Adquirir nuevos conocimientos mientras conecto personas con mi obra me genera una gran satisfacción.”

Embajadores Arte Urbano

De esta manera Saz Oner expresó un profundo compromiso con la transformación positiva de la ciudad a la que llama su hogar, y así Caracas sonríe porque tiene hijos que la cuidan y la embellecen con la magia que genera el arte. Ser un puente que conecta a los Caraqueños con su urbe es sin duda alguna una ardua labor digna de admiración, si deseas conocer más sobre el trabajo de este Embajador del Arte Urbano Caraqueño o ponerte en contacto con él, puedes seguirlo por Instagram: @saz_oner

https://www.facebook.com/SAZONERVZLA/

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
6
Me gusta
2
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X