Caracas en concreto: Teatro Nacional

Caracas en concreto: Teatro Nacional

teatro-nacional-venezuela

Teatro Nacional, Caracas.

El Teatro Nacional es uno de los espacios más importantes de la cultura en nuestro país. Junto al Teatro Municipal y el extinto Teatro Caracas, fue la casa que albergó los mejores espectáculos. Desde 1905, el Teatro Nacional solo ha tenido un objetivo: entregar cultura a la capital del país que se ubica al norte de sur.

El presidente Cipriano Castro ordenó la construcción del Teatro Nacional, en un espacio de 1310 m². El lugar escogido fue el área que ocupaba la antigua Plaza Washington, ahora Plaza Alí Primera. El equipo encargado de la obra era una legión de venezolanos y extranjeros. Todos con un mismo propósito, hacer una estructura que embelleciera la ciudad.

Alejandro Chataing, arquitecto venezolano reconocido por construir el Archivo General de la Nación, primer edificio de concreto armado de la capital venezolana, fue el encargado de llevar a cabo la obra. Lo acompañaban el afamado pintor Antonio Herrera Toro y Miguel Ángel Cabré, padre del pintor de El Ávila, Manuel Cabré.

Zarzuela Relámpago

Afiche de la zarzuela «Relámpago» en Madrid.

El 11 de junio de 1905, abre sus puertas el Teatro Nacional con la presentación de la zarzuela «El Relámpago». A partir de este momento, los teatros de la capital fueron tomando especializaciones. Mientras el Teatro Municipal de Caracas se especializaba con una agenda plagada de ópera, el Teatro Nacional construía su reputación alrededor de la zarzuela.

Una de las anécdotas más emblemáticas, fue la estancia en el año 1977, durante cuatro meses, del productor teatral Juanjo Seoane. Este llegó a Venezuela con toda la prestigiosa compañía de Isaac Albéniz, para realizar un total de veintiún títulos de repertorio lírico.

 

La arquitectura del Teatro Nacional

 

Teatro Nacional de Venezuela

Techo del Teatro Nacional de Venezuela.

La fachada es, sin lugar a dudar, un aspecto para resaltar. Su presencia francesa da un toque de majestuosidad y delicadeza a sus alrededores. Su fachada principal tiene dos grandes columnas, sobre ellas podemos observar dos esculturas que simbolizan la comedia y la tragedia. Algo muy bello y acorde tomando en consideración la finura de la estructura.

El interior del edificio también es algo que vale la pena destacar. Tiene una sala principal de tres niveles, que albergan unas 797 butacas. El techo del teatro tiene cuatro cuadros que representan la danza, la música, la comedia y la tragedia. Estas separadas a su vez por la elocuencia, la historia y la poesía.

COMENTARIOS

X