Ahora leyendo
La juventud en Caracas: una mezcla de sentimientos encontrados

La juventud en Caracas: una mezcla de sentimientos encontrados

Alejandro Landaeta
La juventud vivida y disfrutada en Caracas no es igual a la de otras ciudades

En estas calles que nos recuerdan tanto a aquella “ciudad de la furia” descrita por Gustavo Cerati, a veces parece que la juventud es un segundo. Lo que muchos no ven es la gran experiencia que significa vivir, crecer y empezar a echar raíces como un joven en Caracas.

Tres jóvenes, cada uno con su historia en esta gran ciudad, describen qué significa ser un joven en la capital venezolana. Aunque a veces no parezca, volverse “adulto” entre estas calles te da una visión distinta de lo que es la vida.

Caracas sigue siendo fuente de inspiración para grandes sueños. Aunque esté momentáneamente perdida en medio de la coyuntura política, todavía es una ciudad que tiene mucho que ofrecer. Cargada con obras de arte, notas musicales, paisajes naturales y cuna de grandes escritores, la capital venezolana sigue abriéndole sus brazos a la juventud.

Contraste y dinamismo en un mismo espacio

Hablar de Caracas es complicado. No es secreto para nadie que esta ciudad muerde, pero también abraza, como dice el escritor Héctor Torres en su libro Caracas Muerde. Por eso mismo, los jóvenes –y no tan jóvenes– la definen como una ciudad llena de contrastes y dinamismo, una ciudad de extremos.

Carlos Carreño tiene 22 años y estudia Comunicación Social. Pasó por la redacción de El Estímulo, trabajó con Vice News y desde hace un año trabaja para La Mega 107.3 FM. Además, tiene un proyecto fotográfico dedicado a las calles de Caracas.

“Si hay que definir a Caracas, en una palabra, contraste quedaría como anillo al dedo. Hay mucho contraste en sus espacios, en la gente e incluso en su historia”, explica Carlos.

En su proyecto de Caracas Encontraste, que quedó temporalmente suspendido por una apretada agenda, Carlos plasma esas marcadas diferencias que ofrece la ciudad. De hecho, él no es la única persona que se siente así sobre esta ciudad.

Carlos apenas empieza su juventud pero ya cuenta con importantes experiencias en los medios
Tablero de ajedrez gigante en la Plaza Brión de Chacaito. Foto por Carlos Carreño | @CaracasEncontraste

Angélica “Angustia” Gómez, está de acuerdo en que Caracas es inquieta, cambiante y única. “Disfruto lo dinámica que es. Pasas de un extremo a otro y siempre descubres una realidad nueva. Cada esquina tiene un secreto, una personalidad, una historia”, cuenta Angélica sobre la ciudad.

Esta comunicadora y personalidad en redes sociales tiene 24 años y un montón de proyectos andando. Una propia marca de trajes de baño, embajadora de al menos media docena de marcas e incluso una carrera como modelo. Ella profesa un amor infinito por la ciudad que la vio nacer, aunque a veces también sea motivo de preocupaciones.

Caracas es tan particular que algunas tareas cotidianas pueden convertirse en agobiantes, pero incluso en esos momentos de estrés se consiguen razones para creer en la ciudad.

Una ciudad sin límites

Angélica confiesa que a pesar de su apariencia de “sifrinita”, es una fanática de la Caracas de a pie, de esa que se conoce entre estaciones de Metro y bulevares. La ciudad está conectada en gran parte por un sistema de transporte subterráneo que fue ejemplar durante muchos años.

“En la época universitaria me adentré a dejar de ser turista, a dejar de ver Caracas desde el carro. Recorrí a pie Bellas Artes, El Centro, El Cementerio, Chacao, Las Mercedes, Antimano… Casi 90% de Caracas, porque me debe faltar algo, y es muy gracioso que a la gente le sorprenda eso”, comenta Angélica, asegurando que se ubica mejor en transporte público o a pie que al volante.

Angélica no se angustia ni siquiera aunque ya esté en su último año de juventud según la ONU
Angélica es conocida como «Angustia» en sus redes, pero ni siquiera con Caracas se estresa.
Foto por Angélica Gómez | @Angustia

Otro amante de la facilidad que ofrece Caracas para los peatones es el joven periodista e historiador Jesús Piñero. Reconoce que el Metro pasa por un momento complicado, pero aprecia las bondades del sistema y sobre todo la facilidad con que acerca a las personas.

“El Metro es agobiante, por ejemplo, pero a pesar de ese infierno que uno vive en el subterráneo, uno se da cuenta de la calidad humana, de la gente y cómo es la ciudad, sobre lo que nos identifica como caraqueños”, explica Jesús.

A este joven periodista le tocó vivir en carne propia los terrores de la ciudad hace un par de años. Sin embargo, reconoce que andar a pie por la ciudad puede ser una puerta a experiencias fascinantes y divertidas.

“Una vez, saliendo de la UCV con un amigo, venía un recoge latas que nos lanzó un par de zapatos. A mí no me dio, pero le pegó a mi amigo en el pecho”, cuenta Jesús entre risas. “Ahí es cuando tú te preguntas ‘¿en qué otra parte del mundo te pasa esto?’”.

Un melting pot de sentimientos

Si bien su inspiración viene y va en direcciones distintas, estos tres jóvenes siguen motivados a crecer dentro de esta ciudad. Buscando entre sus paisajes, su gente y sus historias, estas calles les producen una mezcla de sentimientos indescriptibles.

Por esto mismo, cada uno de ellos definió a Caracas a través de una canción. No lo hicieron para armar un playlist en honor a la ciudad de techos rojos, sino para explicar a través de acordes, golpes de batería y rimas, cómo perciben estas calles llenas.

Angélica escogió “En La Ciudad De La Furia” de Soda Stéreo. Esta canción siempre le recuerda a Caracas y a las mil veces que la cantó en reuniones, afters o después rumbear en Las Mercedes. “Iba gritándola por la ventanilla del carro tal cual un videoclip”, narra la comunicadora.

Carlos, en cambio, escogió el tema “Here, there and everywhere” de The Beatles. Esta canción habla sobre el amor fiel y el cariño que supera obstáculos.

“Es como un sentimiento de muchos caraqueños acá y afuera, el cariño por Caracas siempre va a estar ahí independientemente de toda la situación”, asegura Carlos.

De último, Jesús escogió un icónico tema de la televisión venezolana: “Ciudad Bendita” de Roque Valero. Esta canción sirvió de soundtrack para la telenovela homónima escrita por Leonardo Padrón y protagonizada por Marisa Román.

Ver también
Movistar FM Center

Jesús Piñero es parte de la juventud caraqueña que se esfuerza por una mejor ciudad
Jesús, además de historiador y periodista, es profesor de historia para un colegio.
Fotografía por Jesús Piñero | @JesusPinero

Jesús aclara que no es seguidor del ex-cantante, mucho menos comparte su postura política, pero esta canción tiene un valor único para él.

“Esta canción me gusta mucho porque define a la ciudad en que me crié y me recuerda mucho a esa Caracas de contrastes”, señala Jesús.

Recuperar una ciudad con miras al futuro

Como el resto de los jóvenes que viven en la ciudad, tanto Angélica, Jesús y Carlos desean que los caraqueños puedan dejar a un lado el miedo. Para ellos, la ciudad debe recuperarse desde la actividad, la organización y la convivencia.

“Si hay algo que debemos superar es el miedo a salir de nuestras casas, de estar en la calle hasta altas horas de la noche”, comenta Jesús.

Incluso para él, que fue víctima de la delincuencia en primerísimo primer plano, está más que claro que la primera barrera a sobrepasar es el miedo. Angélica también comparte esta visión y aprecia el estado actual de la ciudad, donde las aguas parecen estar calmadas, aunque sea momentáneamente.

“La delincuencia disminuyó por razones que todos sabemos. Solo quiero que se quede así y con más gente que quiera a Caracas, que le dé un poco más de amor”, opina Angélica.

Así es esta ciudad, que te lleva del temor al escuchar una moto a la felicidad de pasear de tasca en tasca en un segundo. Y, paradójicamente, mucho de lo que afecta a la ciudad, a veces viene de nosotros mismos.

“Caracas pudiera ser un sitio más amable si nosotros mismos lo fuéramos. Pero además de eso, desearía que lo negativo de la ciudad no opaque los proyectos que deseen realizar o materializar”, dice Carlos.

Así que querer a Caracas es un ejercicio para todos. Reconectarse con la ciudad, aprender de su caos y reparar sus falencias es una urgencia. Esa será la manera más sencilla de seguir ofreciéndole a la juventud y a las generaciones por venir, una ciudad que les regale las alegrías que brindó a otros en años anteriores.

Al final, dentro de su ritmo acelerado y su inestabilidad, Caracas sigue siendo la cuna de los sueños para muchos jóvenes venezolanos. Aunque muchos de ellos se encuentren fuera de la ciudad en estos momentos, todos deben estar de acuerdo en un mismo punto: esta ciudad es única y eso es, en gran parte, por su gente.

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
14
Me gusta
12
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
X