Ahora leyendo
Los tesoros escondidos bajo el Teatro Municipal

Los tesoros escondidos bajo el Teatro Municipal

Los tesoros escondidos bajo el Teatro Municipal

El subsuelo del Teatro Municipal de Caracas tomó protagonismo cuando un grupo de antropólogos y arquitectos se topó con lo que serían vestigios de una construcción colonial.  Fue a principios del siglo XX, cuando las ciudades de Venezuela entraban en el tren urbanístico, que llegaba para cambiarlo todo.

Era el año 1994 y los antropólogos Sanoja y Vargas participaban de unas excavaciones en el Teatro Nacional. No se imaginaban la sorpresa que se llevarían. En el subsuelo del Teatro Nacional encontraron botones de frac, batutas de directores, cerámicas de corte indígena, mayólicas mexicanas del siglo XVIII, losas del siglo XIX. La cantidad de artículos, tomando en consideración el tesoro por su antigüedad, llevó a pensar sobre lo que allí hubo en algún momento.

Tejados de la vieja Caracas y el Ávila. Óleo sobre tela de Manuel Cabré (1890-1983), el pintor de El Ávila, 1933.
Tejados de la vieja Caracas y el Ávila.
Óleo sobre tela de Manuel Cabré (1890-1983), el pintor de El Ávila, 1933.

Caracas era la de los techos rojos cuando sucedió la construcción del Teatro Municipal. Una ciudad con temperaturas cercanas a los 10 grados, con una densa bruma que abrazaba tiernamente nuestra ciudad por las noches. Una vez que el sol empezaba a levantarse por los lados de Petare, se disipaba para dar paso a los directos rayos del sol que castigaban los techos rojos de Caracas.

El terreno sobre el que se posa el Teatro Nacional, constan de, conocida, unos 500 años de historia. La investigación hecha por Sanoja y Vargas condujo a que la primera construcción en este sitio fue una Ermita; un edificio pequeño a manera de capilla con su altar. Luego, sobre ella, se construyó un hospital, para posteriormente instalar la iglesia de San Pablo. Finalmente, en el año 1881, se construyó el Teatro Municipal durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco.

Usar escombros para construir

En esta época era imposible retirar escombros de las demoliciones. Por lo tanto, los constructores optaban por lo que parecía la opción más práctica: reciclar. Es decir, usaban parte de los escombro como parte de los materiales para la nueva obra. Quienes construyeron el Teatro Municipal, por supuesto, usaron el mismo método.

Asimismo era recurrente el uso de lo que llamaban relleno. Un compilado de diversos materiales provenientes de diferentes demoliciones, para levantar sobre estos la nueva estructura que se estaba construyendo.

Llama tremendamente la atención los hallazgos de Sanoja y Vargas, pues son el reflejo de una vida que estuvo instalada en nuestra ciudad en algún momento.

Es muy emocionante hacer el ejercicio de rebobinar, a punta de imaginación, esa Caracas que día a día fue, y se sigue construyendo todos los días. En algún momento serán nuestros utensilios producto de interés y hallazgo, para las generaciones futuras.

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
2
Divertido
0
Me encanta
9
Me gusta
3
Sorpresa
2
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.


© 2007 - 2019 La Guia de Caracas. Todos los derechos reservados.

SUBIR AL INICIO
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X