Ahora leyendo
La impactante obra poética de Hesnor Rivera

La impactante obra poética de Hesnor Rivera

La impáctante obra poética de Hesnor Rivera

Poeta, profesor universitario, locutor y periodista. Licenciado en letras de la Universidad del Zulia. Especialista en la literatura española. Vamos a conocer La impactante obra poética de Hesnor Rivera.

Nació en Maracaibo el 12 de julio de 1928 y murió en Maracaibo, el 17 de octubre de 2000.

Con su amigo Otto Rincón realizó, desde el año 1949, una gran cantidad de viajes por varios países latinoamericanos y también por varios europeos. Ecuador, Brasil, Perú, Colombia, Argentina y Bolivia.

En el año 1951 se quedó realizando estudios de Filosofía y Letras. En 1953, en su viaje a Colombia visitó a Bogotá para encontrarse con a Juan Sánchez Peláez, ahí en su casa escribió uno de sus más celebres poemas “Silvia”. Visitó Europa entre los años 1958 y 1960 pasando por Alemania, Francia y España.

Nada mejor para un poeta que conocer mundo, la inspiración que dan otras culturas y otras parajes son materia prima para el trabajo creador.

La impactante obra poética de Hesnor Rivera

Ganó el Premio Nacional de Poesía (1979) y Premio Regional de Literatura Jesús Enrique Lossada (1992). Recibió la Orden Andrés Bello (1975) y la Orden Francisco de Miranda (1979).

Fue colaborador consecuente con los diarios: El Universal, El Nacional, La República y la Revista Nacional de Cultura entre otras instituciones.

Escribió varios libros de poesía, entre los que se cuentan:

En la red de los éxodos (1963)
Puerto de escala (1965)
Superficie del enigma (1968)
No siempre el tiempo siempre (1975)

Las ciudades nativas (1976)

Persistencia del desvelo (1976)

El visitante solo (1978)

Elegía a medias (1978)

La muerte en casa (1980)

El acoso de las cosas (1981)

Los encuentros en las tormentas del huésped (1988)

Sonetos completos (1992)

Antología poética (1993)

Endechas del invisible (1995)

Gramática del alucinado (2019. Póstumo).

Poema: Nunca a menudo todo el tiempo

«Si te hubiera visto

tantas veces

como lo quise a menudo

ya no serías

como fuiste siempre.

No sentiría tu aliento

como sigo sintiéndolo

así no estés como ahora

para siempre a mi lado.

Lejos –más bien muy cerca–

de todas estas ilusiones.

La realidad extrae

las ventanas y las coloca

justo en los sitios

donde deben

comenzar los sueños

y desde ellas,

desde donde caen

las trampas mágicas

de la luz y la noche

–de la memoria y sus aguas

con las lámparas,

con las cabelleras

que vuelan como ángeles

sedosos para que la nostalgia

pueda descender

Ver también
Oswaldo Cabrera, el nuevo niño maravilla de los Yankees

a las ciudades

justo en los sitios

donde se necesitan recuerdos.

Por eso si te hubiera visto

tantas veces

como lo quise a menudo

¿dónde andaríamos entonces?

¿En qué país destruido

por tormentas antiguas

dudaría tratando

de encontrar los pasos

de tu cuerpo

y tu sombra

–de tus formas que le dan

significado a los tiempos?

No las hallaré y no obstante

seguirás siendo

como fuiste siempre

como no serías

si te viera a menudo».


Agradecimiento y créditos por imágenes: Miyó Vestrini, Mauricio González, La Poeteca.

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
0
Me gusta
0
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X