Ahora leyendo
El Calvario más allá de sus escalinatas

El Calvario más allá de sus escalinatas

Carol Álvarez

17 Hectáreas de la capital las ocupa El Parque Ezequiel Zamora, conocido a lo largo de sus 137 años de historia como Paseo Guzmán Blanco, Paseo Independencia y el nombre con el que la mayoría de los caraqueños lo recuerda; El Calvario, una construcción que reúne hermosas jardinerías y áreas verdes, plazas y monumentos imposibles de olvidar e imprescindible que visitar.

En el mismo sitio que sirvió de escenario para enfrentamientos aborígenes hasta la fundación de Caracas, en 1567, se alzó el patriarca de todos los parques de la capital, en una colina al oeste de la icónica urbanización El Silencio.

Calvario
La colina de El Calvario bajo la mirada de Joseph Thomas y su litografía del año 1851  llamada : «Vista de la Ciudad de Caracas»

A principios del siglo XVII, el obispo de Caracas le dio el nombre de El Calvario a esta colina, que pasó de enfrentamientos aborígenes a peregrinaciones hacia la cima. En esa época los fieles disfrutaban recorrer sus espacios con velas encendidas alumbrando el camino del viacrucis.

El extenso parque tiene seis plazas; la Ezequiel Zamora, Simón Bolívar, Agustín Codazzi, Cervantes, Teresa Carreño y La Estrella, además de El Gazebo y El Parnaso. Cada una con su personalidad se funden en este lugar ideal para desconectarse del ruido y disfrutar de las vistas y árboles tropicales.

Calvario
El panorama abarca cuatro parroquias; La Pastora, San José, 23 de enero, San Agustín y San Juan. Desde la cima se observa el contraste de la ciudad, desde las calles empinadas y estrechas, las casas humildes hasta las grandes edificaciones y los primeros apartamentos modernos construidos en Caracas, en El Silencio.
Calvario
Su imponente Arco de la Federación, ubicado en la entrada, fue encargado por el presidente Joaquín Crespo a Juan Hurtado Manrique y Alejandro Chataing. Desde su inauguración en 1895 vistió de blanco, hasta que en 2009 sus tonalidades fueron modificadas a un tono beige. 

Desde su fundación, al parque se le han estado añadiendo estatuas y bustos. En lo más alto se levantó la escultura de Simón Bolívar, en 1911, en reemplazo de una escultura de Guzmán Blanco derribada en un levantamiento estudiantil en 1889.

En el recorrido por el parque encontrarás el busto de Teresa Carreño, la pianista más célebre del país; también está la figura de Simón Rodríguez, tutor de El Libertador, y de Pedro Elías Gutiérrez, compositor de “Alma Llanera” y muchos más.

Hazañas de la época

En 1874, Antonio Guzmán Blanco ordenó la construcción del acueducto de Macarao, a través de la represa del río homónimo y de un canal de 47kms de largo que desembocó en un estanque ubicado en El Calvario.

Es decir que para la fecha, este sistema que reemplazó la Caja de Agua en La Pastora surtió todas las necesidades del casco urbano por 69 años.   

Otra proeza fue la edificación de La Capilla Nuestra Señora de Lourdes en 76 días. Esta ermita se alzó en 1885 para reemplazar la construida en 1765.

Ver también
Teresa Carreño

En 1982 se renovó el templo católico, luego de estar en abandono por muchos años.

Calvario
Vista de la Capilla Nuestra Señora de Lourdes

En la cima del parque, específicamente en la plaza del reloj, fue inaugurado en 1940 el Museo Ornitológico, lugar en el que ahora se encuentra funcionando la Sala de Lectura Paula Correo y una cafetería.

También, dentro del recinto del parque está el Observatorio Cagigal, construido en 1894. Siendo el observatorio meteorológico y astronómico más importante del país.

Sin dudas, El Calvario es uno de los parques más completos del país. Un espacio de verdor e historia dentro de Caracas.

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
9
Me gusta
5
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
X