Ahora leyendo
¿Cuál fue la primera ciudad latinoamericana en tener un autocine?

¿Cuál fue la primera ciudad latinoamericana en tener un autocine?

¿Cuál fue la primera ciudad latinoamericana en tener un autocine?

El dilema de cuál fue la primera ciudad Latinoamérica en tener un autocine es tan controversial como el dilema de la arepa y su origen. ¿Cuál fue la primera ciudad latinoamericana en tener un autocine?

Al igual que este segundo dilema de la arepa, hay una ciudad que efectivamente tiene el honor del primer autocine y la otra, simplemente, dice tenerlo.

Aunque desde 1910, ya existían algunos experimentos de autocines no es sino en el año 1933 que se construyó oficialmente y se registró ante la oficina de patentes el primer autocine se construyó en el año 1933, en Estados Unidos, Estado de Nueva Jersey, en la localidad de Camden.

En Latinoamérica el primer autocine se construyó en Caracas en la Avenida de La Colina de la Urbanización Los Chaguaramos, específicamente fue en el año 1949.

Fue todo un acontecimiento para toda la población de la ciudad que al ver esta inauguración los más jóvenes de aquella época querían estrenar esa nueva opción de entretenimiento. Tenía capacidad para 250 vehículos.

¿Cuál fue la primera ciudad latinoamericana en tener un autocine?

México fue el otro país al que llegó rápidamente la moda de los autocines. Pero no fue sino hasta la década de los años cincuentas que la que se instaló el primer autocinema.

Fue en la Ciudad de México (capital) y su nombre fue “Autocinema Lomas”. En sus anuncios publicitarios decían ser el primer autocine de Latinoamérica. Ignorando que ya en 1949 se había construido uno en Caracas, Venezuela.

En principio el autocine se creó como una solución para personas con dificultades de movilidad y que por alguna razón no cabían en los asientos de las salas de cine tradicionales.

Ver también

¿Qué es un auto cinema?

Básicamente es un recinto al aire libre en el que se asiste en vehículo y sin bajarse de él se puede ver una película de cine en una gran pantalla bastante grande y dispuesta estratégicamente para este fin.

Al pagar esa entrada se suministra un sistema de audio para las personas que se encuentran en ese vehículo dispuestas para disfrutare de esa experiencia, en algunas ocasiones ese sistema de audio se realiza a través de la sintonización de una emisora especifica de la radio del vehículo.

Los tamaños de las pantallas para los autocines son de tamaños diferentes dependiendo del área en metros cuadrados en los que se puede ingresar vehículos. Las más grandes pueden medir 12×6 metros. Y las más pequeñas de 6×3 metros.

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
0
Me gusta
1
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X