Ahora leyendo
Ricardo Carvajal: el «médico asesino»

Ricardo Carvajal: el «médico asesino»

David Alejandro Sosa Tejada

El apodo del “Médico Asesino” con el que se conocía a Ricardo Carvajal, a despecho de su inquietante apodo, quienes lo conocieron, aseguran que era un hombre alegre, pacífico, emprendedor y padre de cuatro hijos. Todavía hacer mención del médico asesino en cualquier esquina de Catia provoca nostalgia.

Varias generaciones de caraqueños se deleitaron con las guarapitas del famoso Médico Asesino, pero muy pocos recuerdan hoy el nombre de Ricardo Carvajal. Sólo saben que murió.

Sus combinados de alcohol de “alto octanaje” con frutas cítricas (parchita, piña, guayaba y guanábana), eran las mezclas preferidas por los caraqueños, quienes las adquirían en botellas sin etiqueta y discretamente envueltas en papel periódico.

médico asesino

Ramón Piñango (de 83 años), vecino de Catia, relató que de todas partes de Caracas venían a comprar las guarapitas del médico asesino. “Hasta políticos llegaban de madrugada al bar buscando algunas botellas del sabroso licor elaborado en casa”.

Refirió que Daniel Santos, Julio Jaramillo, Bobby Capó y Rolando LaSerie, eran clientes del negocio y que cuando estos visitaban Caracas, corrían donde el médico asesino para degustar sus guarapitas y el famoso “Zamurito”, que era un afrodisiaco infalible.

“Su ingenio no solo lo llevó a crear mezclas nuevas, sino a inventarle nombres como “Zamurito”, que resultaba de la combinación de brandy, vino y ciruela. Su negocio fue tan exitoso que otros intentaron copiarlo pero fracasaron”, dijo Piñango.

“Su negocio era el más visitado por los universitarios. Uno hacía una vaca de 10 bolívares y con una botella de guarapita, un picó (tocadisco) y un longplay de la Fania prendíamos una fiesta”, recordó sonriente el ex legislador Jesús Sotillo Luna.

Ver también
Susana Duijm, símbolo y figura de la contemporaneidad venezolana

“Carvajal no se hizo millonario ni se preocupó por comercializar sus productos, llevándose a la tumba el secreto de sus legendarias combinaciones alcohólicas. Nunca patentó la fórmula, ni quiso que sus hijos aprendieran a fabricar la bebida”.

Hoy en día, solo queda la leyenda del Médico Asesino que ronda aún por las calles de Catia y el sabor de sus bebidas no ha desaparecido por completo del paladar de los más viejitos.


Información tomada de: otro caraqueño más

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
1
Divertido
1
Me encanta
4
Me gusta
4
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.


© 2020, La Guía De Caracas. Todos los derechos reservados.

SUBIR AL INICIO
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
X