Ahora leyendo
7 esquinas de Caracas y sus historias

7 esquinas de Caracas y sus historias

David Alejandro Sosa Tejada
esquinas de Caracas

Seguro conoces alguna esquina con algún nombre peculiar y te has preguntado por qué se llama así; las esquinas de Caracas cuentan con una historia en particular y hoy te mostraremos siete esquinas y por qué se llaman así.

Esquina Pele el Ojo

En 1856 dicha esquina era conocida como Juego de Pelota, dado que para esos tiempos este terreno aún baldío era utilizado para actividades de recreación, o como otros autores han señalado, sirvió de refugio a individuos acostumbrados a los asaltos nocturnos, tan frecuentes en aquellos tiempos, cuando la ciudad prácticamente permanecía en tinieblas.

Un bodeguero instaló su negocio en el lugar y lo llamó “Pele el ojo al peligro” para advertir a los transeúntes que se mantuvieran alerta ante las asechanzas de los delincuentes.

Puedes usar Google Maps para saber cómo llegar.

Esquina de Las Ánimas

Surge la leyenda para el siglo XIX, que cuando la oscuridad llegaba al sitio se podía escuchar un coro de voces fúnebres, llantos y Ave Marías. Entonces, unos curiosos salieron a la calle para descubrir quiénes eran los cantores y se encontraron con sombras con túnicas blancas, y dijeron que eran ánimas del Purgatorio.

También decían que, justo cuando alguien moría, se oían las voces femeninas que se lamentaban. Así se difundió el rumor de que los sonidos que emitía la esquina eran las ánimas del purgatorio cantando y que venían a buscar el alma del fallecido. Se relata que aquellas voces les pertenecían a un grupo de viudas que pedían por las almas de sus esposos, quienes salían en procesión con velas para pedir por el descanso eterno.

Puedes consultar en Google Maps cómo llegar.

Esquina El Muerto

Esta esquina se llama así porque existe una leyenda que afirma que allí se levantó un muerto que iban a enterrar. Durante la guerra de los cinco años (que fue aquella que protagonizó Juan Crisóstomo Falcón y que enfrentara a los ricos caudillos con los campesinos por la obtención de las tierras) fueron muchos los heridos y muertos que poblaron las calles de la ciudad. Las familias que por aquí vivían asustadas, cerraban las puertas de sus casas y dejaban afuera a todos los heridos, con miedo de salir a auxiliar y terminar peor que el moribundo, por lo que las calles en las noches se llenaban de quejidos de los heridos que clamaban auxilio y de aullidos de perros que deambulaban entre los muertos sin que nadie hiciera nada.

Luego de una tregua en la guerra, los hombres descubrieron que Caracas estaba toda cubierta de cadáveres y el pánico comenzó a reinar en las familias. Se montó una cuadrilla de hombres que con una camilla iban de calle en calle recogiendo a los muertos para liberar las zonas. Entonces, cuenta la leyenda que cuando estos hombres iban por la esquina hoy conocida como del muerto, levantaron un cadáver y al colocarlo en la camilla éste se sentó y con voz de ultratumba dijo “no me entierren que yo sigo vivo” los hombres de la camilla asustados por la aparición salieron corriendo para no volver. Y fue así como la gente comenzó a llamar a esa esquina, esquina del muerto. Se dice que cuando se pasaba por allí la gente se persignaba por si aquello ocurrido hubiera sido cosa del demonio.

Puedes saber su ubicación en Google Maps.

Esquina de Angelitos

La leyenda cuenta que el presidente José Antonio Páez se encontraba con una amante en esta zona, quien ya estaba comprometida. Por eso ordenó a sus guardias que vigilaran por si pasaba alguna persona mientras él visitaba a la dama. Es aquí cuando a los guardias los llamaban “Angelitos”, tomando el nombre por ser el lugar donde ellos guardaban al presidente.

En Google Maps puede conocer su ubicación.

Esquina La Bolsa

El origen de este nombre tiene dos versiones según los autores. Algunos aseveran que el nombre fue dado gracias a que allí se estableció el barón de Corvaia, quien estableció un negocio de préstamo de dinero sin garantía, el cual obtuvo tanta fama que hasta el presidente Guzmán Blanco llegó a visitarlo. La oficina se llamaba la Bolsa de Caracas.

Otra teoría apunta a que en esa esquina vivió la bisnieta de Don Diego de Boiza, famoso caballero de la Orden de Cristo, a quien se le encargó la gobernación de la provincia de Venezuela en 1542, por lo que estos autores aseguran que el nombre «La Bolsa» es una descomposición del apellido Boiza.

Usa Google Maps para conocer su ubicación.

Ver también
Himno de Venzuela

Esquina Cristo al Revés

Esta esquina obtuvo su nombre a mediados del siglo XIX. En aquel sitio, que para esos momentos no tenía nombre, vivía un zapatero, el cual pasaba sus días sentado en su banco de madera arreglando los zapatos de los vecinos más pobres. Este zapatero era muy conocido en la zona, y tenía bastante clientela ya que decían que era todo un experto en su arte. Además, este hombre tenía una gran devoción a Cristo, y decía que si alguna vez la cosa se ponía difícil, castigar al santo de tu devoción hacía que se acordara de él y que superara los malos tragos.

Pues eso fue lo que hizo un día. Él tenía un Cristo de madera en su negocio, el cual había hecho bendecir por el cura de la parroquia, este zapatero siempre le hablaba y le suplicaba que le trajera clientela. Pero llegó una época en que la clientela se desapareció, ya no tenía casi para comer y las cosas estaban muy complicadas, y es que más abajo se había instalado un competidor que trabajaba más barato que él y le estaba quitando la gente. Entonces, el zapatero tomó su Cristo y lo puso de cabeza para castigarlo por la falta de clientela. Y fue así como la gente comenzó a llamar a esta esquina, del Cristo al Revés.

Puedes conocer su ubicación en Google Maps.

Esquina La Pelota

En 1680 se comenzó a construir una muralla para proteger a Caracas de los piratas, esta muralla pasaba por esta misma esquina siguiendo los límites del río Catuche. Sin embargo, la muralla no fue nunca construida completamente, ya que la población caraqueña no estaba muy a gusto con su construcción. Con la llegada de los empresarios europeos, durante la Compañia Guipuzcoana, descubrieron que aquellos gruesos lienzos de muralla, eran muy a propósito para el juego de pelota, por lo que hicieron las reformas y adaptaciones para crear la primera instalación deportiva conocida en la historia de Caracas. Desde entonces se llamó el lugar “la calle de la Pelota” y luego, y hasta nuestros días, “la esquina de La Pelota”.

Puedes llegar hasta allí usando Google Maps.

¿Conocías estas historias de las esquinas de Caracas? ¿Conoces otras historias sobre las esquinas de Caracas? ¿Sobre cuáles otras esquinas de Caracas quisieras conocer su historia?


Información tomada de porunavenezuelaposible.com y caracasenunclick

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
2
Me encanta
7
Me gusta
14
Sorpresa
1
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.


© 2020, La Guía De Caracas. Todos los derechos reservados.

SUBIR AL INICIO
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
X