El Araguaney es el árbol de oro que ilumina las calles de Caracas

El Araguaney es el árbol de oro que ilumina las calles de Caracas

Fue un 29 de mayo, que el Araguaney fue declarado el árbol nacional, es verde durante casi todo el año pero por unos pocos días, el Araguaney se cubre de amarillo. Pasa inadvertido entre los meses de febrero y abril, cuando está totalmente desprovisto de hojas.

Una de las bondades de este árbol que funciona de pulmón natural para la ciudad, es que puede florecer en prácticamente cualquier terreno, además está comprobado que es de los pocos arboles que se puede sembrar en parques, jardines, avenidas, pues su madera es de las más duras que existen y su raíz no es nociva al medio ambiente.

Pueden medir desde 6 hasta 12 metros de altura y normalmente son sembrados para decorar paseos, avenidas y todo tipo de calles. En Caracas afortunadamente contamos con muchas zonas donde florecen estos arboles, que como un bonus son elementos importantes de los atardeceres de Caracas. Cuando las famosas guacamayas se montan sobre ellos y la luz los ilumina es el paraíso de cualquier fotógrafo, una postal digna de lágrimas.

El Ávila es el lugar idóneo para estos árboles, que adornan la ciudad, y que es más natural que el cerro principal de la capital, donde muchos de estos árboles florecen en sus temporadas.

Uno de los lugares donde florecen estas maravillosas plantas y decoran todo a su alrededor, es en el Paseo Los Próceres, donde las ya mencionadas guacamayas posan sobre ellos; estos árboles sin duda forman parte de la exhibición de objetos que se encuentran en el lugar, aunque por pura casualidad, es un buen lugar para caminar y disfrutar del árbol nacional.

Otro buen rinconcito para apreciar su belleza es en los Jardines de Topotepuy, donde en la temporada de florecimiento, varios de sus arboles se tornan dorados e iluminan el resto del lugar con sus hojas.

El Parque del Este, al llegar el momento, se torna amarillo en los alrededores de los caminos por donde la gente suele transitar, las épocas de florecimiento, también adornan el lugar con estos araguaneyes que aquí suelen ser un poco más altos debido a las numerosas áreas de vegetación natural.

En las carreteras para los caminos más alejados y boscosos, los árboles que rodean las vías transitadas por vehículos, son un paisaje hermoso para fotografiar y disfrutar de el cuando las hojas de sus árboles son de este color dorado.

Su nombre de origen indígena, los hace aún más especiales, pues nos recuerdan nuestras raíces como venezolanos, cuidar el ambiente puede ayudar a disfrutar más de este regalo maravilloso de la naturaleza que son los araguaney, nuestro árbol nacional.

COMENTARIOS

X