Árboles en Caracas para admirar

Árboles en Caracas para admirar

Es indudable que los árboles son grandes aliados de las ciudades. Son muchas las metrópolis modernas donde el tejido vegetal y el urbano se combinan armoniosamente. En los últimos 30 años ha habido un boom por volver a insertar la naturaleza dentro de la ciudad y afortunadamente ha sido un éxito. No obstante, ha habido ciudades que no adoptaron la naturaleza, sino que crecieron de ella. Su historia, la de sus ciudadanos y quienes son están fuertemente enraizados a las especies vegetales y animales que se encontraban al nacer las poblaciones. Dentro de esas ciudades está Caracas, una ciudad verde desde su nacimiento que se ha ido transformando en la metrópolis que hoy conocemos y queremos.

Para Caracas sus joyas naturales más visibles son los árboles, aquellas grandes sombrillas vegetales que nos cubren del sol de mediodía o de la lluvia. Pero los árboles de Caracas no son sólo una simple decoración; son parte esencial de la ciudad. Además, éstos han tenido un importante papel dentro de la historia y el imaginario caraqueño. ¿Has oído hablar de la esquina de La Ceiba? O ¿de dónde proviene el nombre de Los Palos Grandes? Todos estos nombres de uso común tienen un pintoresco trasfondo que muchos desconocen, pero que es esencial para entender nuestra pintoresca ciudad.

Los árboles de Caracas decoran calles y avenidas enteras, purifican el aire y dan un hogar a ardillas y aves (además de ser el mejor lugar donde descansar cuando el catire arrecia). Y para nuestra fortuna la ciudad es una galería vegetal, pues cuenta con más de una centena de especies autóctonas y extranjeras. Un ejemplo que pocos conocen es que la tan amada mata de mango no proviene de estas tierras, ¡sino de la India! O que la ceiba es el árbol del Distrito Capital (así como el araguaney lo es de Venezuela).

Entonces, ¿por qué no conocer los árboles de Caracas? Es obvio que es todo un reto aprenderse todos, pero hay al menos un puñado de estos que son muy significativos para la capital, por lo cual es requisito mínimo para todo buen caraqueño conocerlos. Quizás ya conozcas algunos y a otros los habrás visto pero no sabías cómo se llamaban, pues aquí conocerás sus nombres, un poco de sus historias y cuándo puedes disfrutar de sus colores.

Ceiba (Ceiba pentandra)

ceiba

Comenzamos con el árbol oficial de la ciudad. La ceiba, como popularmente la conocemos, es una especie autóctona que puede llegar a crecer hasta los 40 metros de altura, compitiendo así en vistosidad con muchos edificios. Es corpulenta; cuando joven con espinas y se vuelve barriguda con los años. Entre enero y marzo muestra sus pequeñas flores de color blanco. Entre los ejemplares que se encuentran en la ciudad hay dos que han estado presentes por más de un siglo, siendo así testigos de la historia. Estos son La Ceiba de San Francisco y La Ceiba de La Bolsa. Ambas han inspirado a numerosos poetas y escritores, además de haber presenciado hechos como el movimiento estudiantil de 1928, la llegada del automóvil a Caracas, los movimientos de la bolsa de valores de la ciudad cuando ésta funcionaba a sus pies, entre muchas otras más.

Caobo (Swietenia macrophylla)

caobo

Este árbol nativo es muy común en la ciudad, gracias a esto muchas avenidas y calles han sido bautizadas con su nombre. Pero quizás el lugar más conocido es el Parque Los Caobos, donde hay una amplia población centenaria de estos árboles.  La característica más visible de este árbol es su singular tronco recto que puede llegar a medir de 20 a 50 metros de altura. Sus flores miniaturas de color amarillo florecen entre marzo y abril.

Samán (pithecellobium saman)

Samán

El samán es uno de esos árboles que está enraizado no solamente en la historia de la ciudad, sino del país. Es uno de los árboles de Caracas más vistosos por su gran copa que cobija y da una agradable sombra, además sus flores blancas con filamentos rosados llaman la atención, estas se dan a final de año. Estos pueden alcanzar los 30 metros de alto. En Caracas tenemos al hijo de un importante árbol de Venezuela: El Samán de Catuche, hijo del samán de Güere. Este samán se ha ganado su propio reconocimiento con los siglos. Ubicado muy cerca del Panteón Nacional, dio sombra a personajes como El Libertador y Andrés Bello le dedicó sus mejores versos. Hoy descansa entre los espacios de la Biblioteca Nacional entre muros de concreto.

Acacia o Flamboyant

Este exótico árbol ornamental proviene de Madagascar y en Caracas se puede admirar en muchas calles, plazas, parques y avenidas. Mide de 6 a 8 metros de altura con una copa en forma de paraguas. Lo más llamativo de este árbol son sus flores rojo escarlata que florecen entre marzo y mayo. En el boulevard de Sabana Grande se encuentran varios de estos árboles.

Caracas y sus especies guardan una estrecha relación, casi poética, que ha trascendido las décadas, dejando retazos de historia viviente plantadas en las esquinas, calles y avenidas. Sin embargo, esa historia viviente se sigue plantando todos los días a través de anécdotas y cuentos que nutren esta ciudad.

acacia

COMENTARIOS

X