Ahora leyendo
Caracas en una novela

Caracas en una novela

Avatar
Caracas en una novela

La prosa de ficción en la que aparece Caracas, tan diversa y amplia en sus formas de representación, no deja de lado los más icónicos lugares de esta ciudad, y es capaz de capturar el espíritu de sus habitantes en distintas épocas. Son casi innumerables las novelas en las que Caracas en una novela sirve de espacio y también de protagonista, como un personaje más, dentro de maravillosas historias.

Leer sobre Caracas en una novela de cualquier época, es una experiencia de hallazgo, de reencuentro con aspectos de nuestra cotidianidad urbana, de nuestro paisajismo físico y emocional. La narrativa venezolana sobre la ciudad ofrece un panorama amplio, que abarca casi todas las épocas. Desde la Caracas de Ídolos rotos en los albores del siglo XX (Manuel Díaz Rodríguez, 1901), hasta otras muestras más recientes, como la novela  The Night (Rodrigo Blanco Calderón, 2016).

sabanagrande-caracas-1954

Todas las emociones, las perspectivas y las formas de ver y de representar Caracas en una novela han tenido cabida. En esta ocasión, rescatamos esta cita,  extraída de Historias de la calle Lincoln, una novela escrita por Carlos Noguera, el mismo autor de Juegos bajo la luna (1994). Esta novela tiene una gran cantidad de referencias a espacios como Sabana Grande, Chacaíto, la estatua de María Lionza y muchas otras. Cada una de estas con una importancia significativa para la atmósfera de la narración, que dibuja la Caracas de finales de los 60, con los conflictos y situaciones de la juventud de la época.

De Historias de la calle Lincoln (Monte Ávila Editores, 1971), Carlos Noguera:

¿Aló, Ñato? Claro que soy yo, Graciela, ¿quién iba a ser? ¡Pero qué te pasa! ¡Claro que estoy viva! ¿Aló, aló? Ñato, ¿te sientes mal? ¿Quieres que cuelgue? Bueno, déjate de estupideces. No, no soy la del periódico, soy Gracielita, tarado. No, yo no fui para allá, estuve más lejos, pero no es problema tuyo, nené. Sí, no fastidies. Todo a las mil maravillas, chévere, estoy completica. ¡Claro que fui! Si te cuento te mueres, pero nones, nené, nones. ¡Ay Ñato! Vi una camisas lila de espanto; sé buenito y vamos a comprarnos dos, ¿quieres? Okey, a las cinco. Una para ti y una para mí, unisex, nené, hazme caso, llévate los pantalones blancos. Sí, en Carnaby. A las cinco. Chao, chaíto.

Ver también

Colgarás el teléfono, Ñato, y acudirás a la cita. En Carnaby de la calle Lincoln se habrán agotado los modelos y Gracielita te arrastrará casi a la sucursal del Centro Comercial Chacaito, viernes 6 y 30, se probarán las camisas y comprarán cuatro y luego, en el cafetín, en una mesa situada al lado de la que ocuparán Henrique y Patricia – a quienes, claro, no conocerán–  Gracielita devorará un club house, se excusará para ir al baño y como siempre, se escurrirá en su Mustang blanco, sin que tú te enteres, ávida hacia la noche de Sabana Grande.

La vida nocturna que tenía lugar en Sabana Grande durante esa época fue de un esplendor que, para quienes lo vivieron es difícil de olvidar. Esa atmósfera bohemia, vibrante y un poco pueril sirvió de inspiración para crear diversas obras de la literatura venezolana del último siglo. Difícilmente exista otro lugar en Caracas recordado de igual forma que Sabana Grande como el epicentro de la vida social de toda una generación.

Caracas ha sido inmortalizada en varias novelas, solo falta elegir qué lugar de nuestra ciudad queremos pasear metidos con la nariz en un libro.

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
0
Me gusta
1
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X