Ahora leyendo
Geografía Gastronómica Venezolana: un libro histórico

Geografía Gastronómica Venezolana: un libro histórico

Geografía Gastronómica Venezolana, del periodista cumanés Ramón David León, apareció a mediados de la década de 1950. En este libro el poeta y periodista cumanés Ramón David León le mostró a los caraqueños, y por añadidura a los venezolanos, que no sólo había una cocina caraqueña de la cual enorgullecerse, “como si el interior de la República no contara para nada”, y dio con su libro una clase de culinaria popular al mostrarnos, de la manera más amena, que los venezolanos modestos de “tierra adentro” tenían una manera de vivir que se expresaba a través del lenguaje cargado de sabores y de aromas de sus ollas.

Geografía Gastronómica Venezolana

Esta necesidad por reanimar el alicaído espíritu nacional vino de un periodista autodidacta, de vocación y oficio, que le buscó el sentido a su vida metiéndose en el corazón profundo de su pueblo. De un venezolano comprometido con las causas regionales y nacionales como fue Ramón David León, cumanés, fundador de periódicos de provincia, todos en su Cumaná natal: El Foco, Pluma y Tinta, Satiricón, el Heraldo, y que luego viajó a Caracas para sumergirse en las salas de redacción de El Universal, y luego de La Esfera. Y allí, en ese último diario, escribió y publicó cada semana sus pintorescas notas sobre los platos más populares de la cocina regional venezolana. Desfilaron por allí, entre otras delicias, la hallaca, la arepa, el casabe, la cachapa, el queso, el cacao, la chicha, el ron, y también emblemáticos platos regionales como la pisca tachirense, el mute larense, el salón coriano, la zapoara angostureña, el pabellón caraqueño, la carne a la llanera, el pisillo guariqueño, el paloapique barinés, la polenta montealbanesa, la olleta cumanesa y el kepeurí rionegrero.

Por último, hay que recordar que Geografía Gastronómica Venezolana apareció en 1954, junto con otros libros que, como La Alegría de la Tierra, de Mario Briceño Iragorry (1952), La Cocina de Casilda, de Graciela Schael Martínez (1953), Menú Vernaculismos, de Aníbal Lisandro Alvarado (1953), Normas de alimentación, de Fermín Vélez Boza (1955) y El Libro de Tía María, de María Chapellín (1956), fueron la punta de lanza de la identidad cultural venezolana para resistir los avances impetuosos del american way of life, alimentados por la creciente renta petrolera, que mostraba un mundo nuevo, atrayente y confortable a los venezolanos, que estábamos en plena transición de una sociedad rural a una sociedad urbana, y de una economía agraria a una economía petrolera.

Geografía Gastronómica Venezolana ha sido traducido a ocho idiomas.

Ver también
Juvenal Ravelo, cinetísmo para un museo al aire libre


Información tomada de: https://www.cocinayvino.com/

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
0
Me gusta
0
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X