Ahora leyendo
7 poemas cortos de amor

7 poemas cortos de amor

Los versos son conjuntos de palabras elaboradas con ritmo y que forman parte de un poema. Algunos riman, otros no; pero en todo caso están escritos con total cuidado del uso de las palabras y de su significado, lo que hace que sean hermosos. Los versos de amor suelen ser los más populares, pues son una forma de expresión escrita perfecta para hablar de sentimientos y que pueden consolidar la atracción entre las personas para luego convertirse en enamoramiento.

7 poemas de amor cortos

Muchos autores han escrito poemas de amor cortos que han cautivado a sus lectores. ¿Quién no ha sucumbido ante poemas que hablan sobre el amor? ¿Quién no ha dedicado en algún momento un poema para la persona amada? Y es que el amor ha servido de fuente de inspiración para escribir los mejores versos sobre este bello sentimiento.

Hay poemas que exaltan el amor pero también hay aquellos que se escriben ante la sensación de no sentirse correspondido en este sentimiento o ante el desamor.

Una mención especial se puede hacer sobre la poesía que está presente en las canciones de amor que diferentes artistas han compuesto e interpretado para personas que aman. En Latinoamérica se han incorporado en diferentes géneros musicales; un claro ejemplo de esto se puede apreciar en las composiciones de Juan Luis Guerra que van desde la bachata hasta la balada (Cuando te beso o Hasta que me olvides, esta última interpretada por Luis Miguel, cantante mexicano de amplia trayectoria artística). En el caso de los países de habla inglesa también se puede apreciar el trabajo poético dedicado al amor en baladas y otros géneros musicales.

Aquí compartimos algunos poemas cortos de amor de autores como Salvador Novo, Antonio Machado, Dulce María Loynaz, Amado Nervo, Luis Cernuda, Elsa López y Vinicius de Morais. En cada uno de estos poemas cortos nos podemos identificar con lo que sirvió de inspiración para estos autores.

1 – Amor, de Salvador Novo:

amor

Amar es este tímido silencio
cerca de ti, sin que lo sepas,
y recordar tu voz cuando te marchas
y sentir el calor de tu saludo.

Amar es aguardarte
como si fueras parte del ocaso,
ni antes ni después, para que estemos solos
entre los juegos y los cuentos
sobre la tierra seca.

2 – Arde en tus ojos, de Antonio Machado:

Arde en tus ojos un misterio, virgen
esquiva y compañera.
No sé si es odio o es amor la lumbre
inagotable de tu aliaba negra.

Conmigo irás mientras proyecte sombra
mi cuerpo y quede a mi sandalia arena.
-¿Eres la sed o el agua en mi camino?-
Dime, virgen esquiva y compañera.

3 – Si me quieres, quiéreme entera, de Dulce María Loynaz:

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, y gris, verde, y rubia,
y morena…

Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!…
Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras.

4 – Madrigal, de Amado Nervo:

Por tus ojos verdes yo me perdería,
sirena de aquellas que Ulises, sagaz,
amaba y temía.
Por tus ojos verdes yo me perdería.
Por tus ojos verdes en lo que, fugaz,
brillar suele, a veces, la melancolía;
por tus ojos verdes tan llenos de paz,
misteriosos como la esperanza mía;
por tus ojos verdes, conjuro eficaz,
yo me salvaría.

5 – Contigo, de Luis Cernuda:

amor

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.

¿Mi gente?
Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte
para mi están adonde
no estés tú.

Ver también
aguinaldos

¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

6 – Yo no quiero morirme sin saber de tu boca, de Elsa López:

Yo no quiero morirme sin saber de tu boca.
Yo no quiero morirme con el alma perpleja
sabiéndote distinto, perdido en otras playas.

Yo no quiero morirme con este desconsuelo
por el arco infinito de esa cúpula triste
donde habitan tus sueños al sol de mediodía.

Yo no quiero morirme sin haberte entregado
las doradas esferas de mi cuerpo,
la piel que me recubre, el temblor que me invade.

Yo no quiero morirme sin que me hayas amado.

7 – Canción del demasiado amor, de Vinicius de Morais:

Quiero llorar porque te amé demasiado,
quiero morir porque me diste la vida,
ay, amor mío, ¿será que nunca he de tener paz?
Será que todo lo que hay en mí
sólo quiere decir saudade…
Y ya ni sé lo que va a ser de mí,
todo me dice que amar será mi fin…
Qué desespero trae el amor,
yo que no sabía lo que era el amor,
ahora lo sé porque no soy feliz.

¿Conoces otros poemas de amor cortos que nos puedas recomendar?

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
0
Me gusta
1
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X