Ahora leyendo
El primer teatro que hubo en Caracas

El primer teatro que hubo en Caracas

Michael Nissnick
primer teatro

Caracas tuvo abundante actividad teatral desde sus orígenes. De hecho, la primera representación escénica conocida data de 1595, apenas 28 años después de la fundación de la ciudad. Los eventos de este tipo solían llevarse a cabo en los predios de la Plaza Mayor (actual Plaza Bolívar), así como en los corrales de algunas casas particulares.

Plaza Mayor de Caracas, hoy Plaza Bolívar. Fotografía del siglo XIX

En esos espacios se representaban comedias y autos sacramentales, se celebraba la coronación de un rey o se conmemoraba el aniversario del monarca de turno. Asimismo se efectuaban juegos de toros y cañas y había acompañamiento musical.

Sin embargo, Caracas careció de sede teatral fija durante sus primeros dos siglos de existencia, por lo que aquellas primitivas representaciones se realizaban en escenarios improvisados y efímeros, caracterizados por “su arquitectura rústica, su telón de colchas unidas, sus candilejas que alumbraban el escenario, pues el público lo estaba por las luminarias del firmamento”, según palabras del cronista Arístides Rojas.

Esta situación cambió a finales del siglo XVIII gracias a la iniciativa del brigadier Manuel González de Aguilar Torres de Navarra, tercer capitán general de Venezuela.

El Coliseo entra en escena

Durante sus cuatro años de gobierno (1782-1786), Torres de Navarra favoreció la cultura, la industria y las obras públicas en Caracas. Entre sus logros destaca la conclusión del Puente Carlos III, el más antiguo de la ciudad, todavía visible en la parroquia La Pastora.

Puente Carlos III en La Pastora

Asimismo, el capitán general promovió la elevación de un globo aerostático sobre los cielos de la capital el 20 de enero de 1785. Fue el primer vuelo de este tipo en Venezuela y el tercero en América, tras Haití y México.

Globo del siglo XVIII. Imagen referencial

Pero sin duda su aporte más significativo fue la construcción del primer teatro físico que tuvo la ciudad, empresa que costeó con su propio dinero. En un oficio dirigido al cabildo caraqueño, Torres de Navarra explicó que deseaba “contribuir al mayor lucimiento de esta ciudad y que al mismo tiempo haya una diversión pública que sirva para establecer en sus moradores la sociedad política y de alivio a los que ejercitándose en el trabajo de sus respectivos oficios, soliciten el recreo del ánimo en aquel cómodo rato destinado al descanso”.

primer teatro
Plano del Coliseo de Caracas

El llamado “Coliseo” o “Teatro Público”, se erigió en 1784 entre las esquinas de Conde y Carmelitas, donde actualmente se encuentran importantes edificaciones como el Banco Central de Venezuela (BCV), el Pasaje del Capitolio, el Hotel El Conde y el Correo de Carmelitas.

Sede del BCV

El nuevo edificio podía albergar entre 1500 y 2000 espectadores y su diseño era parecido al de los populares corrales de comedia españoles de los siglos XVI y XVII. Conviene aclarar que “comedia” era un término genérico para designar a todas las producciones dramáticas que se escribían entonces, fueran cómicas o no.

Partes de un corral de comedias español

Según el músico e historiador José Antonio Calcaño, al Coliseo se ingresaba desde la calle por dos puertas que daban a un patio que originalmente no tenía techo, pero que se agregó en 1808. Allí se congregaba el público general, el cual podía permanecer de pie o alquilar sillas por el valor de un real. Los géneros estaban separados en esta parte del teatro.

primer teatro
Corral de comedias español. Imagen referencial

En torno al patio había dos pisos de palcos a los que se accedía mediante dos escaleras.  Estaban reservados para las familias más pudientes de la ciudad y, a diferencia de lo que ocurría en el patio, hombres y mujeres podían estar juntos aquí.

Al fondo del patio estaba el escenario techado. Contaba con un telón pintado con la figura del dios griego Apolo en el Parnaso y sobre la cortina figuraba una talla del escudo de Caracas.

Escudo de Caracas

Las funciones solían empezar a las 8 de la noche y se pagaba un real por el ingreso. Se representaban hasta 100 obras al año. Según Arístides Rojas, “en noches de función nadie se quedaba en casa, y hasta los frailes de las comunidades religiosas y los curas de almas asistían sin ningún escrúpulo”.

El Coliseo era propiedad del cabildo caraqueño, que solía alquilarlo a particulares para que se encargaran de su mantenimiento. Los primeros arrendatarios fueron José María Castro y Juan Manuel Torres, quienes se hicieron cargo del recinto en 1792 por 500 pesos anuales.

primer teatro
Escenario de un corral de comedias español. Imagen referencial

Momentos estelares

Este primer teatro caraqueño fue escenario de varios hitos de la historia escénica de Venezuela. Allí actuó la primera actriz venezolana de nombre conocido: Ana María Pinelo, nacida en La Guaira en 1768.

Asimismo, en su escenario tuvieron lugar en 1808 las primeras representaciones operísticas realizadas en el país, a cargo de una compañía francesa dirigida por Monsieur Espenu.

Ver también

En 1804 se estrenó en el Coliseo la primera pieza teatral venezolana de autor conocido: “Venezuela consolada”, escrita por Andrés Bello, que por entonces tenía 23 años. La obra en cuestión celebraba la llegada de la primera vacuna contra la viruela a Caracas de la mano de la Expedición Balmis, patrocinada por la Corona española.

Andrés Bello

Andrés Bello también redactó la primera crónica teatral de nuestra literatura tras presenciar el drama “La España restaurada”, representado en el Coliseo el 25 y 26 de diciembre de 1808.

Asimismo, grandes compositores de la talla de Lino Gallardo, Cayetano Carreño (hermano de Simón Rodríguez, maestro de Bolívar) y Juan José Landaeta (autor oficial de la música del himno nacional venezolano) interpretaron sus obras en este edificio.

Lino Gallardo

Mirada extranjera y declive

El primer teatro de Caracas llamó la atención de dos viajeros europeos que visitaron Venezuela a finales del siglo XVIII e inicios del XIX, aunque sus opiniones al respecto distaron de ser favorables.  

El primero fue el naturalista alemán Alexander von Humboldt, quien estuvo en Caracas durante dos meses y medio entre 1799 y 1800. Cuando asistió al Coliseo, Humboldt no se interesó demasiado por las estrellas del escenario y aprovechó el hecho de que el patio no estaba cubierto para concentrarse en otro tipo de astros: “Como el tiempo brumoso me hacía perder muchas observaciones de satélites, podía desde un palco del teatro asegurarme de si Júpiter sería visible durante la noche” escribió años más tarde.

Alexander von Humboldt

Por su parte, el francés Francois Depons, residente en Caracas entre 1801 y 1804, calificó al teatro de “tugurio” y sus actores le parecieron “bastante malos”, pues consideraba que su declamación era “semejante al tono con el que un niño de diez años recita su lección mal estudiada. Carecían de gracia, de acción y no daban inflexión a la voz ni al rostro el movimiento natural”.

El principio del fin del primer teatro caraqueño puede situarse el Jueves Santo 26 de marzo de 1812, cuando un terrible terremoto sacudió a Caracas y otras ciudades del país y arrojó un saldo de hasta 20 mil víctimas mortales.

primer teatro
El terremoto de 1812 según el pintor Tito Salas

El Coliseo estuvo entre los muchos edificios gravemente dañados por el sismo. Aunque siguió activo algunos años más, cada vez se hicieron menos representaciones allí e incluso se lo llegó a usar como cuartel hasta su demolición final.

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
9
Me gusta
3
Sorpresa
1
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X