Ahora leyendo
Hotel Potomac, un icono extinto de Caracas

Hotel Potomac, un icono extinto de Caracas

Hubo una época que San Bernardino era un oasis de paz, una urbanización en que las clínicas y los hoteles se construyeron para aprovechar lo apacible y saludable de nuestro clima. Tan cerca del centro pero tan lejos de su ruidosa existencia. Así fue como se construyeron los distintos hoteles como el Ávila, el Astor y el Potomac.

El Hotel Potomac fue un hotel que estuvo localizado en la parroquia San Bernardino, y desde su inauguración en 1949, fue uno de los sitios de alojamiento con más reputación y de los más comentados de la capital venezolana hasta que fue demolido a inicios de los años 1990. La construcción fue iniciativa del empresario Heraclio Atencio Bozo, y poseía pinturas de Graziano Gasparini tanto en el hall como en el salón “Joropo”. Su estilo era Art Deco, y los pisos eran de mármol de Carrara. El chef había sido traído de Francia, lo cual le dio gran prestigio.

potomac

En los cincuenta el Potomac fue el lugar preferido por todos los petroleros de las transnacionales que aprovechaban la cercanía de la sede de la Shell en la misma avenida Vollmer. En estos años su dueño fue crítico con la dictadura de Pérez Jiménez por lo que tuvo que salir del país, dejando el hotel bajo la administración de Albino Leal. En la democracia estuvo de nuevo en manos de Atencio Bozo hasta que fue vendido en los setenta.

Sin embargo, la verdadera fama internacional del hotel llegó el 24 de agosto de 1963. Con ocasión de la participación del Real Madrid en el Trofeo de la Ciudad de Caracas de fútbol, las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) secuestraron a Alfredo Di Stéfano, quien se encontraba alojado en este hotel. La operación, concebida como un golpe publicitario, fue llevada a cabo por dos miembros del grupo subsersivo que se presentaron en la habitación del futbolista haciéndose pasar por dos agentes de la Policía Técnica Judicial. Allí le exigieron que los acompañara a la comisaría para rendir declaraciones como parte de un procedimiento de rutina relacionado con una supuesta investigación.​ Al ver que el deportista se resistía, uno de los involucrados amenazó con llevárselo esposado. Una vez dentro del coche, le fueron vendados los ojos y se le reveló el propósito real de su detención. El futbolista fue liberado 72 horas después. Al poco tiempo la guerrilla puso una bomba en la terreza sin generar heridos. Se cuenta, también, que en el mismo hotel Potomac vivió Gabriel García Márquez; y fue allí donde escribió “Cuando era feliz e indocumentado”.

En los años siguientes, el hotel fue adquirido por el empresario Franco Luciano por 13 millones de bolívares. Más de una década después, fue vendido por el empresario a la Electricidad de Caracas por 360 millones, en una puja con el Gobierno nacional, quien ofreció 180 millones.

Ver también
¿Conseguirá Luis Arráez quedarse como el líder bate?

En los años 1990, el hotel se encontraba abandonado y en estado de deterioro. Pese a que muchas personas pidieron su declaración como patrimonio urbano, el edificio sería finalmente demolido. En su lugar se construyó una franquicia de la cadena Wendy’s, el cual a su vez fue removido para dar paso a una sucursal de la cadena de supermercados Excelsior Gama.


Información tomada de Wikipedia y ccsoldpictures.tumblr.com

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
0
Me gusta
0
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X