Ahora leyendo
La infinita búsqueda de Galatea en la escultura de Jorge Mena

La infinita búsqueda de Galatea en la escultura de Jorge Mena

Partiendo de la neofiguración el Maestro Jorge Mena nos habla de la obra en donde busca reinterpretar su visión del cuerpo de la mujer dentro de la sublimación erótica y la voluptuosidad que construyen las formas femeninas no realistas ni fotográficas, sino representadas dentro de una energía vital del cuerpo humano. Así como Pigmalión imploraba a los dioses que le diesen vida a su más hermosa obra escultórica Galatea, así Mena continúa incansablemente hasta ver con vida a su musa dentro de alguna de las representaciones escultóricas que realiza con gran pasión.

Conserva el sueño de llevar su trabajo más allá de nuestras fronteras en un formato de gran envergadura, y espera no tener que dejar jamás la labor que tanto ama. Considera que los tiempos que atravesamos han dañado un poco la relación del caraqueño con su ciudad y las obras públicas que le pertenecen, pero cree firmemente que se trata de un daño reparable, en donde tendrán siempre gran importancia la actuación de los museos y galerías, pero sobre todo la incansable terquedad de los artistas cuya obra trasciende a su muerte, y cuya huella fungirá siempre cómo amalgama entre la sociedad y los valores que la representan.

Jorge Mena
Jorge Mena, Amelie, 1.65 x 50 x 40 cm, bronce, disponible para la venta

CONVERSANDO CON JORGE MENA

Cuando fue atrapado por el arte

Al final del 3er año de bachillerato me invitó una profesora de Extensión Cultural a que me inscribiera en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas, donde ella también era docente, antes de eso no había tenido contacto con museos o actividad artística alguna, así que en 1979 a los 18 años de edad le hice caso y me inscribí en la Escuela de Artes Cristóbal Rojas de Caracas, en donde de inmediato el ambiente me encantó y se hizo parte de mi vida, durante casi las 24 horas de cada día. De hecho, intenté terminar el bachillerato por las noches y la escuela de artes de día, cosa que no duró mucho, pronto me tocó abandonar la educación formal para dedicarme por completo al arte.

Aunque los estudios de arte eran de dibujo y pintura, incursioné en todos los talleres que se ofrecían: talleres de pintura, de grabado, fotografía, y, por supuesto, de escultura. Cada día entrábamos a las 7 de la mañana a la escuela, y nos botaban de ella en la noche, así durante los siguientes 5 años de formación fue que conocí los museos y el ambiente artístico general de Caracas. En fin, creo que me mordió el gusanito del arte.

La infinita búsqueda de Galatea en la escultura de Jorge Mena
La infinita búsqueda de Galatea en la escultura de Jorge Mena

La búsqueda de un lenguaje propio

Mi corazón no se encuentra dividido entre la pintura y la escultura, sino que más bien uno es consecuencia del otro. En realidad, el arte se trata de encontrar tu lenguaje y luego disfrutar del magnífico viaje que implica su posterior desarrollo en las distintas formas expresivas posibles. Yo tengo una formación, si se puede llamar clásica, dentro de la escuela de arte, donde el dibujo es primario y básico, la pintura es consecuencia del dibujo y luego llega la escultura, que terminó siendo una elección personal para el desarrollo de mi obra.

Escultura de Jorge Mena
Jorge Mena, Angelina, 1.66 x 69 x 65 cm, bronce, disponible para la venta

Mis primeras obras, tanto en pintura como en escultura eran muy agresivas en su imagen y contexto, de hecho las esculturas eran todas figuras masculinas, construidas muy rápidamente, reflejaban una violencia que quizás rodeaba el ambiente de la ciudad. Con el desarrollo de un lenguaje propio y quizás proyectando aspectos de mi vida, encuentro a la mujer como un todo. Comienzo entonces a trabajar con esta imagen, dándole un contexto erótico y desarrollando las formas y los volúmenes del cuerpo femenino, dentro de esa expresión personal que no intenta retratar a nadie en particular, sino que busca la idea de la mujer en su simbología vital. De hecho, la imagen es única, aunque sus nombres sean distintos, cada escultura posee el nombre de las mujeres que he conocido a lo largo del camino, y tendrán los nombres de las que conoceré en el futuro.

Chica Dorada
Jorge Mena, Chica Dorada,1.48 x 1.00 cm, óleo y creyón sobre madera, disponible

Sobre la interacción del público con su trabajo

Recuerdo que en una de mis primeras exposiciones individuales, conformada por unas 30 esculturas de guerreros de distintos formatos, modelados directo en cemento y, por supuesto, desnudos, como toda mi obra, una niñita de 2 años de edad, insistía en sostener con su mano el miembro expuesto de una de las esculturas. Su madre, la retiraba y la pequeña regresaba e insistía en repetir la acción, la señora me recomendó que censurara la obra, o que evitara hacerla de esa manera, acción a la cual naturalmente me negué, y le expliqué lo terrible que sería mutilar a un ser de semejante manera. A pesar de que esas esculturas no fueron creadas dentro de un concepto erótico, me pareció totalmente absurdo mutilar una parte tan esencial del cuerpo humano sólo por un tema de tabú. La señora me escuchó, y resultó que al final, ella misma fue la que compró la escultura y otras más.

Jorge Mena
Jorge Mena, Patty, 21 x 80 x 37 cm, bronce, disponible para la venta
Óleo y creyón sobre tela
Jorge Mena, Las Morochas, 1.37 x 77 cm, óleo y creyón sobre tela, disponible

Los materiales favoritos de Jorge Mena

Con la pintura he utilizado de todo, incluso chimó y café, también tinta de origen vegetal, creyón y al final, he seguido utilizando una mezcla de pintura de óleo, pastel de óleo y creyón, como materiales fundamentales de la pintura que todavía hago hoy día, el material ideal. Con la escultura, el cuento es más largo. Al principio hice muchas obras con un material que desarrollé mezclando cemento, polvo de mármol y cola plástica; este material me permitía modelar las obras sobre una estructura de hierro de manera muy rápida, pues el material fraguaba en apenas 10 o 15 minutos, de manera que tenía que terminar la obra muy rápidamente entre sesión y sesión, esto me permitía hacer obras saltándome la etapa del uso de moldes que posteriormente requieren de un espacio para su debido almacenamiento, espacio del cual yo carecía.

Ver también
Joaquín Salim

Escultura de Jorge Mena
Jorge Mena, Claudia, 57 x 26 x 37 cm, bronce, disponible para la venta

Más tarde, trabajo con la resina plástica, que me permite editar las piezas o hacer copias de las mismas y conservar una original de la escultura. Al final encuentro el material noble que le da otra dimensión a las esculturas: el bronce, el cual no es solamente un material, sino también un proceso complicado y costoso, pero es para mí, el material más hermoso para producir una obra de arte. Luego, como en 1990 logro montar mi taller de fundición y contar con la colaboración de unos 10 artesanos y obreros especializados, lo cual me permitió desarrollar obras de variados formatos, desde las más pequeñas de 20 centímetros, hasta las de gran formato de 2 metros y medio, lastimosamente unos años después me tocó cerrar el taller, debido a la difícil situación que todos sabemos atraviesa nuestro país. Aún sigo trabajando el bronce y realizo mis obras en otros talleres; para mí el bronce es el mejor material para crear dentro del trabajo escultórico.

Jorge Mena, obra taller
Jorge Mena, Elba, 1.10 x 88 x 50 cm / Obra en el taller, aún sin el proceso de fundición

Un cierre de bienvenida

Al público le quiero pedir: que recuerden siempre al arte como la forma más hermosa de expresión, y pilar de la cultura humana, esencial para el enriquecimiento espiritual de la vida de cada uno de nosotros. Aunque se atraviesen momentos muy difíciles, la sociedad no debe abandonar nunca a las expresiones artísticas, al final tienen que darse cuenta que son la base inexorable sobre la cual deberán apoyarse para reconstruir los valores perdidos. A los jóvenes creadores, que ya han sido mordidos por el gusanito del arte, solamente resta decirles: que encuentren su lenguaje e insistan y persistan tercamente en lo que les apasiona «El Arte» y la magia que envuelve al proceso creativo.

Para conocer más sobre su trabajo y saber cómo adquirir las hermosas obras del artista Jorge Mena pueden seguirle y contactarle a través de Instagram: @jorgemena61 / Twitter: @jorgemena61 / Facebook: jorge mena / WhatsApp: +584242528596

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
4
Me gusta
2
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X