Historias Chicas de Caracas: «Las Cuñas de Antes» por Don Eliseo

Historias Chicas de Caracas: «Las Cuñas de Antes» por Don Eliseo

unnamed (1)No tengo la menor idea. Un nieto me preguntó esta tarde; ¿Adonde miraban ustedes mientras escuchaban la radio? Semejante interrogante solo se le puede oír a estos carricitos de ahora. Pero luego, a solas, traté de recordar los detalles de cuando nos sentábamos en la noche en el saloncito de la vieja casa a escuchar “Tamakun, el vengador errante”, o “El derecho de nacer”, que eran radio novelas que reunían a la familia frente a aquellos enormes aparatos de radio, con unos muebles elegantazos para la época, casi siempre de marca Philco, General Electric o Grundig.

Era todo un ceremonial; yo era un muchachito y veía a la abuela en su mecedora, balanceándose lentamente mientras cosía algo menor. Ella con sus lentes grandotes de carey miraba su costura y la aguja en su mano derecha. Los demás en silencio, sentados en el sofá y otros en sillas diversas, ¿adonde mirábamos?

Lo que si es cierto es que me llegan recuerdos claritos con la voz de Cecilia Martínez haciendo las cuñas de un jabón de tocador, o la cancioncita de Mª Teresa Acosta diciendo que Ace blanqueaba mejor la ropa y con aquella rima sonó por muchos años: “Ace lavando y yo descansando” que repetían una y otra vez. También me llega a la memoria el vozarrón del actor Luis Salazar anunciando la promoción del noticiero que se llamaba El Reporter Esso y al fondo la vocecita del niño pregonero como voceando un periódico por la calle, que decía una y otra vez ¡El Reporter Esso! Alguien me mencionó que era Jorge Tuero siendo un chamito aún. Nadie imaginaría que muchos años mas tarde sería uno de los mejores actores cómicos en la Radio Rochela.

unnamed (2)Había otra cuña muy conocida con la voz elegante del joven locutor Reny Otolina, donde hablaba de la suavidad del cigarrillo Philip Morris, que se suponía que era el mejor para tu garganta (ironías de la época). Él también anunciaba las famosas neveras Frigidaire que fueron las mas conocidas y vendidas entonces. Por cierto esa marca fue tan conocida y popular que la gente no mencionaba la palabra nevera sino Frigidaire, al igual de lo que pasó con las licuadoras que muchas personas (entre ellas estoy yo) las sigue llamando Osterizer. Ese es el poder de la publicidad.

Pocos venezolanos se acordarán de marcas que fueron súper conocidas y hace rato no se ven en el mercado, pero eran tan conocidas como el “pan de piquito”, por nombrar lo cotidiano de entonces en cualquier hogar.

Marcas como la cera para pulir los pisos Zeralak se veían en todas las casas, para matar las odiosas cucarachas nada mejor que Blackflag, los electrodomésticos eran Philco y muchos televisores Bendix. ¿Quién no tenía un “picó” Garrard o Telefunken, un radio Grundig de elegante diseño en madera y tres bandas? Los cigarrillos americanos de entonces eran Camel, Lucky Strike, Chesterfield y los mas vendidos eran los criollos Fortuna, Alas y el “rompe pechos” Piel Roja. Había un cerveza Heineken que se produjo aquí con la marca La Criollita, para competir con la Caracas y la Polar. Las gasolineras mas solicitadas eran Creole, Shell y Mobil, con la mejor atención y hasta te “ponían un tigre en el tanque”.unnamed (4)Aquellas cuñas de publicidad se hacían normalmente en vivo, incluyendo la orquestación. Su mensaje era verdaderamente sencillo y hasta ingenuo porque asi era el radioescucha. En aquellos años 40 y 50s nuestro pueblo aún tenía muchos analfabetas, no conocíamos la maldad ni siquiera en las noticias de sucesos criminales. La gente confiaba en lo que le decían porque la palabra de un hombre de bien es su ley. En aquel entonces la mentira era pecado y el caraqueño creía en los demás.

Tengo que responderle a mi pequeño nieto que cuando oíamos la radio mirábamos dentro de nosotros mismos.

¡Que Caracas aquella, la de mis tiempos!

Don Eliseo

COMENTARIOS

X