Ahora leyendo
Mariano Diez Hermoso, la escultura fotográfica de la naturaleza

Mariano Diez Hermoso, la escultura fotográfica de la naturaleza

Angelica Piñango
Mariano Diez Hermoso

Existen dentro de nuestras vidas momentos llenos de magia, cuando cosas inexplicables ocurren, coincidencias impresionantes que pueden ser denominadas casualidades o simplemente el universo utilizándonos como puentes conectores para que lo que tiene que suceder se manifieste. Uno de esos momentos que jamás podré olvidar sucedió hace poco cuando fui a conocer la propuesta innovadora del proyecto Open House 2art creado por Mary Anna Quintero (@openhouse2art), un maravilloso espacio expositivo creado para apoyar la obra de los artistas en sus múltiples ramas expresivas. Haciendo el registro del recorrido aquella noche una pieza que pertenece a la querida anfitriona captura mi atención, la obra me es sumamente familiar, sus características son inconfundibles, tenía que ser parte del trabajo del Artista Plástico Mariano Díez Hermoso.

Mariano Diez Hermoso
Mariano Diez Hermoso, la escultura fotográfica de la naturaleza / Obra: Susurro de la naturaleza / Foto: Cortesía de Mary Anna Quintero

El encuentro

Conversando con Quintero comienzo a indagar sobre la procedencia de la obra, ella me explica cómo llegó a ser la propietaria de “Susurro de la naturaleza”, (nombre de la pieza que más tarde conocí al ponerme en contacto con el Maestro Mariano), a quien le envié una imagen que tomé durante mi visita, entonces una gran emoción me atrapó, en efecto se trataba de una pieza de su autoría, y una vez confirmada mi sospecha los tres brincamos de alegría. Haber encontrado la obra perdida del artista ha sido uno de los momentos más emocionantes que puedo recordar, Mary Anna ahora sabía el nombre de su obra y además conocería muy pronto al autor, y a su vez Hermoso no podía estar más feliz, ya que, no sólo supo qué fue lo que pasó con uno de sus hijos queridos, sino que ahora sabía que estaba a muy buen resguardo, a pesar del trajinado trayecto que acumuló hasta llegar a las manos de su actual propietaria.

Mariano Diez
Mariano Diez Hermoso, la escultura fotográfica de la naturaleza

Quintero narra la historia

Después de haber comprado mi apartamento me enteré que anteriormente aquí había vivido una artista plástico que resultó ser la talentosa Maestra Margot Römer, aquí varios tesoros de su trayectoria están presentes, entre ellos una pieza que utilizó para una de las instalaciones de la Sala Mendoza, y en el ático guardaba buena parte de sus pinturas, muchas de mediano y gran formato (de hecho, antes de mudarme todavía estaba colgada, en una de las paredes, una obra de gran formato perteneciente a la serie de los urinarios). En la sala de mi apartamento hermosas piezas hablan de un pasado conectado a través del arte. Una de ellas pertenece a la serie de instalaciones que formó parte de la muestra “TRANSISTORIA”, con música de Josefina Benedetti. Tengo un video de esa exposición que se puede ver en DVD y que conseguí en una de las cajas que estaban en el ático llenas de varios objetos.

El detalle es que yo no le compré el apartamento a Margot Römer sino a la familia Matheus que tan solo vivió aquí como unos seis meses antes de vender y emigrar a Miami, quienes debido a la velocidad dejaron el apartamento amoblado y entre tantas maravillas se encontraba esta misteriosa obra, cuyo autor, título y procedencia desconocía por completo.

Gracias a la visita de Angelica Piñango ahora sé que se llama «Susurros de la Naturaleza», y con gran emoción pude conocer por teléfono, de momento, a su creador el Maestro Mariano Diez Hermoso. Cuando llegué a mi nuevo hogar la obra estaba justo allí donde se encuentra ahora, y decidí dejarla en una de las paredes del ventanal. Yo la contemplaba llena de preguntas, y siempre me transmitió mucha paz y tranquilidad.

Mariano Diez Hermoso, La Medusa, 1984, 1.30 m x 0.44 cm, madera de Apamate, barniz, mastique, técnica mixta

Lo que sigue es que viviendo un tiempo acá, se me ocurrió abrir las puertas de mi apartamento para recibir, apoyar y promover el trabajo de los artistas plásticos, aprovechando los antecedentes y la energía que todavía se respira acá; de igual manera, por contar con un lugar muy particular y acogedor. Así surge la idea de Openhouse2art, un espacio alternativo, la sala de mi casa que se convierte en una sala de exhibición.

Ahora lo maravilloso es cómo el universo conspiró para conocer bien la pieza que tengo en la pared del ventanal, ahora sé que pertenece al trabajo de este gran artista, y además que la pieza es tan sólo una sección que sobrevivió al tiempo, ya que, originalmente formaba parte de una instalación mucho más grande, con caída de agua controlada, peces neón y música gregoriana, toda una experiencia completa para los sentidos. Conversar con él fue sumamente gratificante, no sé quién de los dos estaba más entusiasmado. Cuando sea seguro espero poder conocerle en persona”.

la escultura fotográfica de la naturaleza
Mariano Diez Hermoso, Cuarto Creciente, 1985, 1.30 m x 0.44 cm, madera de Apamate, barniz, mastique, técnica mixta

La obra del Maestro

Hermoso tiene unas características muy especiales, en el momento que la vi pensaba que si no era parte de su trabajo alguien se había inspirado en esos detalles para hacer una pieza muy parecida. Resulta que Mariano también es odontólogo y aunque en este momento ya no ejerce esa profesión les comento que en esa también fue un gran artista, ahora trasmite sus conocimientos a otros colegas, pero, su consultorio sigue activo, y todo aquel que lo ha visitado se ha deleitado con sus obras. Dentro de la sala de espera paredes y pasillos no se dan abasto para sostener las poderosas piezas de Mariano, sin duda alguna, no son el mejor lugar para exhibirlas, pero no por eso, el público que de forma inesperada se encuentra con ellas deja de contemplarlas.

Tanto adultos como niños, todos por igual intentan ver los detalles de cada pieza, actividad que el apretado espacio dificulta, pero el reto hace aún más interesante la experiencia. Muy inteligente la estrategia del Maestro, mientras el público espera ser atendido según su turno, los típicos nervios de una visita odontológica se van disipando con una mirada a la selva venezolana, a través de cada portal elaborado por las manos que capturan la esencia de la naturaleza en una escultura que rechaza el suelo y se adosa a las paredes para mostrar lo que su creador denomina: “Arte Ecológico”.

Al Maestro lo conocen como “Nano”

Su seudónimo artístico y su obra da sensación de haberse creado por generación espontánea, es decir, el soporte, el lienzo, el marco, todo es parte de la misma obra. El artista no puede comprar un lienzo para trabajar sobre él de forma tradicional, sino que, él crea su propio soporte. A mano y con una técnica desarrollada por él mismo en su taller trabaja cada pieza como un elemento de la naturaleza, así como dentro del mar nace una ostra y dentro de ella una perla, así se forma en las manos del artista primero el marco que captura la imagen y luego la obra en 3D en su interior.

La imagen que captura el Maestro se encuentra enmarcada por dos “L”, las cuales según explica el artista sirven para indicarle al observador el encuadre que debe ver. Como un fotógrafo que estira sus manos y hace una “L” con sus dedos índice y pulgar para poder apartar lo que le interesa mostrar del resto, así enmarca su trabajo este creador, otorgándole a la naturaleza un espacio en el interior de la arquitectura habitada por los humanos que en el inicio le arrebataron su espacio para crear edificios y demás construcciones arquitectónicas. De esta forma Nano consigue generar el equilibrio, dándole a la naturaleza un pedacito del espacio que le fue arrebatado en un principio.

Mariano Diez Hermoso, la escultura fotográfica de la naturaleza
Mariano Diez Hermoso, la escultura fotográfica de la naturaleza / Obra: Cambio de piel, 1989

Cabe destacar, que en las imágenes este singular artista caraqueño no sonríe, pero que no les engañen las fotos, es imposible conversar con el Maestro Mariano sin soltar una carcajada. La simpatía de su verbo va acompañada de mucha gestualidad y sus narraciones se transforman en toda una puesta en escena gracias a sus talentos casi histriónicos. Calmado pero nunca en pausa este gran artista nunca deja de crear, con un grave eco nos relata parte de su trayectoria, y es para mí un gran honor poder compartirla con todos ustedes.

Conversando con el Maestro Mariano Diez Hermoso

“A partir del año 1973 comencé a trabajar en mi taller ubicado en Chacaíto con mi hijo como único ayudante; donde me inicio con obras en superficies de madera tomando como formato las dos eles más las dimensiones de 0.33 m de ancho por 1.30 m largo características de mi obra, posteriormente introduje la parte ecológica para presentar a la naturaleza en su forma más real posible (troncos y plantas); sintiendo la motivación de exhibir piezas con un gran contenido de lo natural que para ese momento nadie lo había presentado al público”.

Mariano Diez Hermoso, Burbujas, 1984, 1.30 m x 0.44 cm, madera de Apamate, barniz, mastique, técnica mixta

Dos profesiones en armonía

“Mis dos profesiones hacen buen equipo, cada una posee sus características y particularidades, pero en ambas está considerada la belleza y el equilibrio como fin último”. En ocasiones el Maestro llegó a experimentar con materiales utilizados dentro de la odontología para la elaboración de sus obras.

Las etapas evolutivas de su obra

Etapa I: Desarrollo de la obra en superficies de madera (1973-1980) siendo su obra representativa “El Sol y La Luna”, actualmente en posesión del artista, se encuentra en el consultorio odontológico ubicado en Chacaito.

Ver también
Sala Mendoza

Etapa II: Superficies de madera integrada a volúmenes como troncos y plantas (1980-1990), teniendo como exponente de esta etapa la obra “Caballito De Mar”, actualmente pertenece a la Escuela de Odontología de la UCV, de donde es egresado el Maestro.

Etapa III: Partiendo de la etapa II añadiendo elementos tecnológicos como: sonido, iluminación y caídas controladas de agua (1990 – actualidad) ejemplo de ello es la obra “Susurro De La Naturaleza”, actualmente propiedad de Mary Anna Quintero.

Mariano Diez Hermoso, la escultura fotográfica de la naturaleza (Detalle de Obra Ylayali, 1983)

Con respecto a las influencias

“He sido influido por el amor que siempre he sentido por la naturaleza, me considero un artista autodidacta e innovador en este tipo de arte naturalista y ecológico, tanto en Venezuela como a nivel mundial. La escultura de madera en el piso tiene un problema con la veta, al pulir demasiado se pierde, por eso mi trabajo se coloca en las paredes a la altura visual del espectador”.

El trabajo actual

“Estoy tratando de introducir más colores a mis obras tomando en cuenta el equilibrio que debe existir entre lo presentado y los colores, que podrían ser: gris y azul celeste; produciendo una mayor exaltación del público al observar mis obras”.

Palabras para los artistas emergentes

“Una vez que creas como artista tener un nicho dentro de la forma como presentas tu obra nunca lo abandones, y siempre reinvéntate manteniendo tu propio estilo”. Añade el Maestro Mariano Diez Hermoso.

Coordenadas de contacto: Cel: 0412-21077801   Correo: marieanodiez1942@gmailcom

Para conocer más sobre su obra http://arteecologicomdh.blogspot.com/2013/02/caballito-de-mar.html

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
1
Divertido
1
Me encanta
4
Me gusta
2
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
X