Ahora leyendo
Túnel Roca Tarpeya: un cruce entre dos valles

Túnel Roca Tarpeya: un cruce entre dos valles

David Alejandro Sosa Tejada
Roca Tarpeya

Roca Tarpeya es el lugar de cruce entre dos valles. En 1877, Guzmán Blanco ordenó que este cerro, ocupado para aquel entonces por caseríos y aserraderos, fuera perforado a pico y pala a fin de conectar los valles del Tuy con el valle de Caracas. El propósito era facilitar el paso de los entierros que iban del centro de la ciudad al recién inaugurado Cementerio del Sur, pues de otra manera éstos habían de dar la vuelta por la Hacienda Ibarra, actual Universidad Central. La nueva vía seguía la ruta establecida por «El Portachuelo», un paso de burro. A partir de 1883 pasaría también por aquí el Ferrocarril del Valle o del Sur, transportando personas y mercancías.

Roca Tarpeya

Desde el comienzo, la división de Roca Tarpeya en dos para permitir el tránsito de rituales mortuorios tuvo consecuencias funestas. La viajera Jenny de Tallenay narra en su libro Souvenirs du Vénézuéla: Notes du Voyage (1884) la historia de Pancho El Pájaro, un equilibrista que solía tender los domingos un alambre de un lado a otro de El Portachuelo, hoy avenida Fuerzas Armadas. Paso tras paso, esta ave humana reconectaba por las alturas aéreas las dos mitades de la roca. Hasta la aciaga tarde de carnaval cuando, en palabras de la periodista Graciela Schaël Martínez, «una mano enemiga vertió una buena cantidad de ácido muriático en las amarras del alambre», terminando con este extraordinario paseo y dejando a Pancho El Pájaro estrellado sobre la vía.

Al este de la avenida Fuerzas Armadas, Roca Tarpeya alberga a las comunidades de San Agustín del Sur y San Pedro. Entre 1928 y 1929, San Agustín del Sur fue oficialmente inaugurada por el Banco Obrero con 200 casas a lo largo de doce pasajes. La comunidad se enorgullece de sus tradiciones musicales que han producido, entre otros, al famoso grupo Madera, el cual conoció también un trágico fin, aunque muy lejos de allí. A estas comunidades les tocó a fines de 1950 recibir a un verdadero convidado de piedra: El Helicoide, un novedoso «Centro Comercial y Exposición de Industrias» cuyos arquitectos aspiraban convertir en un lugar de consumo y diversión para la clase media caraqueña.

Ver también
Cronistas de Caracas


Información tomada de: prodavinci.com

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
1
Me gusta
8
Sorpresa
0
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.


© 2020, La Guía De Caracas. Todos los derechos reservados.

SUBIR AL INICIO
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
X