Ahora leyendo
La Concordia, el llamado escultórico de José Ignacio Alvarado

La Concordia, el llamado escultórico de José Ignacio Alvarado

Angelica Piñango

Dentro de todas las dificultades que nos rodean, acrecentadas con la llegada de la pandemia, los momentos de alegría que le son brindados a la ciudad, y en consecuencia a nosotros sus ocupantes, son momentos que se valoran y se agradecen enormemente. Caracas inició el 2021 estrenando maravillosas obras de arte que relucen como joyas en los espacios urbanos que poco a poco asumen el rol de galería al aire libre. Así es nuestra capital, llena de sorpresas y de gente que le demuestra su amor de mil maneras distintas. La manera en la que lo hizo el Arquitecto y Artista Plástico José Ignacio Alvarado fue la manera en la que lo hace un creador, ofreciendo la obra producto de su trabajo: La Concordia, símbolo de la actitud que tan bien nos vendría poner en práctica con mayor frecuencia a todos los ciudadanos.

La Concordia, un regalo escultórico de José Ignacio Alvarado
La Concordia, un regalo escultórico de José Ignacio Alvarado

La nueva obra es visible a la distancia, sus grandes dimensiones proyectan un hermoso reflejo, como los rayos del sol iluminando en simultáneo edificios y rostros, que no pueden evitar sonreír ante su presencia.

El arte que nos conecta de manera infinita nos hace un llamado reflexivo en esta oportunidad. Su creador quiere enviar un mensaje de unión y de paz entre todos los ciudadanos que tenemos hoy el futuro de la nación en nuestras manos. Frente a los momentos adversos que nos ha tocado enfrentar. la lucha en equipo parece ser la mejor solución, en lugar de perder más tiempo señalándonos entre nosotros, mejor unámonos en el alcance de un objetivo en común: el progreso. Al fin y al cabo a todos nos afectan más o menos las mismas situaciones, y, después de todo, compartimos la misma madre patria.

 José Ignacio Alvarado

Conversando con José Ignacio Alvarado

Los inicios formativos y el llamado del arte

Considero que ese llamado fue paulatino. Primero fue la curiosidad. Desde muy joven, durante mis primeros estudios en el Liceo Aplicación de Caracas, llamó mi atención las nociones que impartía de una manera tan especial, mi profesora de Historia del Arte, quien estimuló mi visión hacia la arquitectura y las artes plásticas. Al culminar mi formación como bachiller en humanidades, tuve que dedicarme a trabajar debido a circunstancias familiares. Elaboré varios diseños gráficos para la industria privada, como logotipos y empaques de diversos productos, los cuales me reportaron ingresos para así continuar mi formación académica.

Posteriormente me matriculé en la escuela de arquitectura de la Universidad Ávila, en el año de 1976 y culminé la carrera en la Universidad de Los Andes ULA, en el año de 1982. Luego de la formalidad académica comencé a ejercer la  profesión de Arquitecto en Valera, estado Trujillo. Fui profesor en la Universidad de Los Andes ULA, de la cátedra de Dibujo y Sistemas de Representación, igualmente me dediqué al ejercicio de la profesión, atendiendo otros problemas sociales como eran el diseño del urbanismo y parcelamiento de barriadas populares, siendo la más emblemática la del Barrio Juan de Dios Andrade.

La Concordia
La Concordia, un regalo escultórico de José Ignacio Alvarado

En esa época, escribía un artículo semanal sobre arquitectura en el Diario Los Andes, “Arquitectura para todos”, donde abordaba los problemas sociales que atiende la arquitectura como proveer de espacios para las diferentes actividades que desarrolla el hombre, la actividad tangible, así como también la parte intangible de la arquitectura que es la comunicación de las personas con esos espacios, a través de los estímulos que recibe de ellos, es decir, la parte espiritual o mejor dicho la artística de la arquitectura.

En 1984 publico un libro editado por la Editorial Venezuela, titulado “Arquitectura para Todos”, donde recopilo los artículos de prensa semanales más algunos comentarios sobre los temas tratados. En el año 1989 me traslado a la ciudad de Barquisimeto, donde diseñé y construí varias edificaciones comerciales y de viviendas.

En 1993, organizo el taller de arquitectura CIGA, junto a mi esposa Dianora Briceño, para el diseño y elaboración de mobiliario, que junto a su espacio, es donde realmente se desarrolla la vida diaria del hombre, donde satisface sus necesidades espirituales. Mi vocación artística me lleva a incursionar en nuevas propuestas con la creación de murales realizados por medio de ensamblajes de materiales diversos tales como cerámica, piedra, arena, aluminio, cobre y bronce.

“…para mí, la parte artística pesa más que la de arquitecto, tiendo a expresar lo que siento por medio de mis creaciones, para que los demás entiendan esa sensación…

José Ignacio Alvarado

La transición del mundo bidimensional al espacio 3D

Dedicado completamente al arte, la Fundación Juan Carmona del Diario El Impulso, la cual tenían tradicionalmente una exposición de Pastoras en diciembre, me invita a participar con un mural realizado con ensamblajes de materiales diversos y por primera vez lo hago – aunque bajo el nombre de mi taller de arquitectura CIGA- con la creación de una obra que me marcará profundamente: La Divina Pastora.

Las ideas fueron evolucionando en mí, pienso que lo anterior dio pie a que mi siguiente participación en tal colectiva, fuera con una escultura de 1,80 metros de alto, y allí me deslindo del plano bidimensional que venía trabajando en los murales, para entrar en la tridimensionalidad de la forma, mediante la línea en movimiento, que aunado al factor tiempo, me otorga el volumen, que es realmente lo que pretendo, que el observador participe en la conformación del volumen en su imaginación.

Obra: La Rapidez del Amanecer / Barquisimeto, Edo. Lara

…Como arquitecto y artista plástico no quiero llenar completamente el espacio, quiero que la mente de las personas lo terminen de llenar y por medio de la línea lo logro… Lo que quiero representar es el sentimiento que la imagen proporciona a la gente, representar La Fe, y por eso tienes que ser lo más esquemático… Para la Pastora emulé un sombrero con un espiral en hierro que bajaba con la misma cinta y luego subía con un callado. Tomé como referencia sus símbolos iconográficos, es decir los atributos que  identifican plenamente a la Virgen como es el Sombrero y el Callado...

A partir de esta experiencia con la Pastora, la cinta será, en mi obra, la protagonista que ejecuta los movimientos de la línea, para sugerir formas que producen emociones y sensaciones diversas a quienes la aprecian. Dichas obras dinamizadas por la cinta tuvieron un gran desarrollo y se pueden observar en distintas colecciones tales como De Novela (2010), Global Revelation, Miami (2015), Emociones concurrentes (2018), donde incorporo la serigrafía para mostrar mis bocetos, y además varias de las propuestas consistían en instalaciones acompañadas de danza, buscando profundizar la expresión del concepto que manejé en esa muestra individual. Posteriormente, Freedom (2017), Searching (2019), entre otras, además también a otra escala como en la obra monumental La Rapidez del Amanecer de la Avenida Ribereña, Barquisimeto, donde dos caballos de la mitología nórdica traen a la Diosa del Día, que nos recuerda que siempre amanece.

un regalo escultórico
Obra: Filantropia / Ascardio, Barquisimeto, Edo. Lara

Hasta mi más reciente obra, el monumento a la Concordia, de gran escala y  penetrable, ubicada en la Plaza Gran Colombia de Chacao. La obra titulada La Concordia nace de la propuesta de realizar una obra para el Municipio Chacao. Su nombre se deriva del estudio de los procesos sociales y la amistad cívica que no es otra cosa que concordar con ideas contrarias y emula a tres personas que conversan para llegar a un acuerdo.

La Concordia
La Concordia, un regalo escultórico de José Ignacio Alvarado

Se escogió la plaza Gran Colombia, por las características formales del espacio que eran idóneas (forma de la plaza, perfil urbano de escala humana con la iglesia como remate) y por ser muy significativa debido al hecho que el proyecto de Bolívar de la Gran Colombia, nunca llegó a materializarse por la falta de concordia.

La obra se conceptualiza de una forma dinámica, realizada en una cinta de color amarillo que simboliza el sol, la luz, la lucidez de pensamiento, y en donde el movimiento continuo de la misma expresa la parte corpórea de tres personas dialogando. Por esas razones, La Concordia tiene ese brillante color.

Las influencias y la selección de un movimiento

Recibo influencia de escultores que evocan a la parte filosófica del arte como el artista indio Anish Kapoor (Espejo del Cielo) o el español Eduardo Chillida (Peines del Viento), Alexander Calder (Hombre), Henry Moore (El Giraldillo) y Jeff Koons con su colorido y formas estimulantes, entre otros. Inscribo mi obra dentro del movimiento de la geometría abstracta, rechazando la volumetría a favor de la trasparencia, enalteciendo los valores del espacio, del vacío; exaltando las cualidades simbólicas de la expresión figurativa de una manera noble por el dinamismo de las líneas, que se deslizan valorizando las cualidades espaciales y físicas de mis formas que le dan un carácter de ingravidez a su apariencia, donde por su belleza, va dada a sensibilizar la vida cotidiana del ciudadano.

Ver también
CONSTELACIONES

He admirado la osadía formal de Anihs Kapoor al implantar una obra gigante en la ciudad de Chicago, en pleno corazón financiero que refleja el cielo, como diciéndoles a todos “el verdadero poder está allá arriba…” o con su Esquina Caliente), (La vagina de la Reina), que le causó críticas y alabanzas, para indicar, según mi visión, que la reina es tan humana como las demás mujeres o Jeff Koons con sus figuras infantiles gigantes, con un colorido espectacular para indicar que la vida es un sueño feliz, y así grandes maestros de la escultura contemporánea y moderna que mediante sus obras estimulan el comportamiento del humano actual.

José Alvarado

Sobre el caraqueño y su ciudad

El ciudadano siempre ha tenido memoria urbana, los componentes del imaginario de la ciudad prevalecen en nuestro quehacer inconsciente del día a día, hasta que algo nos marca, un detalle que nos estimula, el cual pasa inadvertido a nuestro consciente, debido a una sensación que se torna inconsciente en algún momento por la relación en forma o color con nuestras emociones, y es así cuando nos interesamos por esa forma que vemos, que al fin nos impacta emocionalmente.

El caraqueño ha hecho suyas obras de gran relevancia artística elaboradas a lo largo del tiempo y ubicadas en espacios privilegiados como en la Universidad Central de Venezuela, plazas emblemáticas como las famosas Tres Gracias, La India, María Lionza de una tipología artística pasada o más cercanas en el tiempo, los murales de Zapata, Soto y su penetrable de la autopista del este, Cruz Diez con sus policromías, Alejandro Otero y su “Abra Solar”, obras de gran relevancia para el público, Las gotas de Medina y el Apeliotes de Cavalieri, de más reciente data. El ciudadano de Caracas ya tiene una memoria artística muy bien formada.

La Concordia
La Concordia, un regalo escultórico de José Ignacio Alvarado

Anécdotas de la interacción: Obra-Público

Es interesante para mí como artista plástico entender las diferentes reacciones al interpretar mis obras, lo que me lleva a afianzar mi criterio sobre las diversas posturas ante los estímulos que provocan las emociones; como por ejemplo, la obra monumental “La Rapidez del Amanecer” ubicada en la avenida Ribereña de la ciudad de Barquisimeto en la cual represento a dos caballos, Alsvid y Arvak que traen la Diosa del Día de la mitología nórdica, indicando el amanecer, pues bien alguien me dijo una vez que le gustaba mucho esa obra que simulaba una pelea de gallos. Como ve, los estímulos formales causan diferentes emociones según quien los reciba.

Es difícil mediante la expresión artística lograr una reacción homogénea ante los espectadores de la obra, lo cual nunca será mi intención, creo que en la medida que la expresión artística cause diversidad de reacciones lo consideraré como un objetivo logrado. Mi proyecto de vida artística es seguir expresándome de manera tal que los espectadores sean estimulados para lograr la paz interior que evidentemente redundará en la colectiva, lo cual hará un mundo en busca del equilibrio.

José Ignacio Alvarado
La Concordia, un regalo escultórico de José Ignacio Alvarado

Palabras de cierre para los artistas emergentes

Lo primero, la conversación con mis amigos artistas. Sólo hacerlo con dedicación y pasión, la expresión artística no se crea para los otros artistas, se debe hacer para el que la ve, el que te observa, aún con desdén, ya que se interesará cuando entienda que mediante tus obras lo tomas en cuenta, serás su referente espiritual a medida que sientas como él, que los estímulos que lo emocionan sean los tuyos, así de simple, dedícate y ten mucha paciencia.

Para conocer más sobre el gran trabajo del Arquitecto y Artista Plástico José Ignacio Alvarado puedes seguirlo a través de sus cuentas: Instagram y Facebook #joseignacioalvarado, @joseignacio_alvarado, @jotaignacioalvarado

Somos privilegiados de vivir en una ciudad museo, que a pesar de las dificultades se encuentra en constante expansión. Es nuestro deber agradecer por el crecimiento del patrimonio nacional que enriquece la vida de todos los ciudadanos. Cuando visites Chacao aprovecha la oportunidad de ir a conocer La Concordia, apoyemos con orgullo el trabajo de los creadores que nos conectan por medio del arte para difundir los valores positivos que nos llevarán a mostrar la mejor versión de nosotros mismos.


¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
16
Me gusta
9
Sorpresa
0
Ver comentarios (3)
  • Me encantan las obras de JI Alvarado. La Concordia es de un amarillo tan alegre, es tan versátil, no solo la admiras y disfrutas sus líneas, sino también puedes ver niños jugar en ella. Es un deleite de obra.

  • No pudo ser más acertivo el momento para la creación de La Concordia, majestuosa obra para el deleite de los venezolanos. Me encanta el vibrante color amarillo de las cintas que despierta los sentidos y crea movimiento en un espacio antes vacío. Disfruto las esculturas y colores de las obras de José Ignacio Alvarado!!

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X