Ahora leyendo
La enérgica escultura de Constantine Loyd

La enérgica escultura de Constantine Loyd

Constantine Loyd

Por lo general solemos asociar el trabajo escultórico con lo estático, pero ese es un vínculo que dejó de ser una constante dentro de la escultura hace ya mucho tiempo. En nuestro caso particular la escultura de finales de los años 50 comenzó a desprenderse del suelo y a escalar paredes y techos para el deleite de todos: creadores y público. Hoy día el arte contemporáneo también ha otorgado mucha libertad en el espacio de la creación tridimensional, incluso los pedestales han evolucionado, llegando al punto de fusionarse con la obra, pasando a ser una extensión de la pieza, dejando atrás su función inicial de soportar o mostrar.

Hemos sido afortunados testigos de una liberación expresiva ilimitada, que cautiva y causa admiración. Así, llena de vida se encuentra la obra de Constantine Loyd, cada pieza pareciera estar esperando un momento de distracción de nuestra mirada para moverse con mayor rapidez. El trabajo de Loyd tiene profundas connotaciones biológicas, y no sólo por la procedencia de muchos de sus materiales, generados en la naturaleza, sino también porque sus obras se nutren de toda esa energía para crear nuevos seres.

Constantine Loyd
Constantine Loyd, Escurridizo, 2018, Serie: raro pero…, Madera, metal e hilo, 16 x 16,5 x 26 cm

En las manos de Constantine los trozos de un árbol encuentran la inmortalidad a través de la metamorfosis que ofrece el arte. El manejo de grandes herramientas le permite moldear las nuevas formas de distintas materias que se funden en una sola obra, pero el verdadero poder viene del interior creativo de quien nos concede la entrevista que a continuación compartimos con todos ustedes. (En portada: Habitante 1, 2017, Serie: Habitantes de los rincones sin luz, Metal y esmalte acrílico, 40 x 30 x 30 cm)

La enérgica escultura de Constantine Loyd
La enérgica escultura de Constantine Loyd

El encuentro del arte con Constantine Loyd

Me reconocí como artista desde la primera vez que tomé un lápiz y un creyón de color con las manos. Lamentablemente por prejuicios familiares cuando llegó el momento de seleccionar carrera decidí que no quería ser artista, así que estudié y me gradué de Licenciado en Comunicación Social Mención Comunicaciones Publicitarias en la UCAB y buena parte de mi vida fui creativo publicitario.

Me iba muy bien pero era infeliz, no había éxito alguno que me quitara la tristeza. Como siempre digo: “si naciste para martillo del cielo te caen los clavos”, y en mi caso los clavos me persiguieron hasta que me alcanzaron y terminaron en mis obras. Pasé años huyendo de ser artista, finalmente no lo pude evitar, mi vida dependía de ello, no se puede escapar de lo que se es; de sí mismo.

Cromática de la locura
Constantine Loyd, Cromática de la locura, 2018, Serie: raro pero…, Madera, yeso, metal e hilo, 102 x 35 x 55 cm

La elección de la escultura y los materiales

Sentí que se me saturó el uso de lo bidimensional a muy temprana edad, la inquietud por la materia y su trasformación inició ya desde la infancia. Empleo una combinación de materiales y colores en la escultura. Madera, metal, hilo, son algunos de los que han pasado por mis manos. Actualmente mi proceso inicia desde la captación de la madera. Invierto dinero en alquilar camionetas pick-ups para recorrer la ciudad buscando árboles que hayan sido cortados para recoger sus cuerpos y resucitarlos, regresarlos a la vida como arte.

Me gusta rodearme de todos los materiales y realizar diversos experimentos sobre su comportamiento. Una vez que tengo todo a la mano inicio la creación desde la acción y la emoción, sin bocetos o maquetas previas. “Dibujo” directo sobre la materia.

Constantine Loyd
Constantine Loyd, Disección de la percepción, 2019, Madera, metal y tinta, 152 x 122 x 52 cm

Sobre la tendencia artística a la que pertenece mi trabajo sinceramente prefiero dejar eso a los expertos teóricos, algunos en diversas ocasiones me han ubicado en diferentes ramas, así que eso que lo resuelvan ellos. Solo sé que soy artista visual y escultor emergente contemporáneo.

El caraqueño y su urbe

Se trata de la relación clásica amor-odio. No puedes vivir en ella pero mueres de nostalgia si te vas a vivir fuera de ella. Llena de íconos escultóricos de los cuales el público se apropia, lo cual es muy interesante de observar.

La interacción con el público

Las mejores anécdotas son las derivadas de la reacción ante mi obra. He tenido los testimonios y las lecturas más insólitas y disímiles de parte de los espectadores respecto a una misma escultura, ejemplos: “me provoca dormir abrazada con ella”, “quiero estar debajo de ella en posición fetal”, “me excita”, “me hace sentir muchas cosas a la vez”, “es tierna”, “me da miedo”, “eso es hermoso” y un largo etcétera. Y la mayoría busca tocarlas, así estén a la vista en un contexto expositivo muy formal y sean abundantes en elementos punzantes o cortantes.

Corazón
Constantine Loyd, Corazón, 2018, Serie: raro pero…, Madera, metal e hilo, 26 x 21 x 16 cm
Fotografías: Cortesía de Artista Constantine Loyd

Lo más divertido y lo más difícil del trabajo

Divertido TODO, por más agotador que sea física, mental y emocionalmente. Lo más difícil es crear obras, en especial escultura, en este contexto que lleva ya dos décadas de crisis económica.

Un sueño por cumplir de Constantine Loyd

En este momento me encuentro concursando por el financiamiento de una empresa privada para desarrollar un proyecto de emprendimiento con impacto social y cultural para que toda una generación de escultores emergentes contemporáneos venezolanos salga a la luz, pues han quedado a la sombra bajo dos décadas de crisis económica-política. Han sustituido materiales y han sido muy creativos pero aun así el debate entre cubrir las necesidades básicas o hacer una obra es constante.

Ver también
El 65º aniversario

Deseo realizar una exposición colectiva con estos artistas, dándoles aporte económico para su obra, y que las ventas generen ingresos para ellos y a su vez para un fondo que dará igualmente aporte en metálico a los escultores emergentes que participen en las siguientes ediciones, pues sería de carácter bienal.

Constantine Loyd
Constantine Loyd, Hogar = Dolor, 2016, Serie: Infancia 1, Metal, madera y cemento policromados, 175 x 100 x 100 cm

Te ha pasado que uno mira en retrospectiva las grandes tragedias o sucesos terribles de la humanidad a lo largo de su historia y uno se pregunta: “¿Por qué nadie de los que estaban allí y podían hacer algo no lo hicieron? ¿Por qué permitieron que eso sucediera?”, bueno… no quiero que nuestros nietos o bisnietos cuando estudien en el colegio lo que fue la gran tradición escultórica de Venezuela y vean que solo llega significativamente al último aliento de los grandes maestros todavía vivos al día de esta entrevista, nos hagan esa pregunta y tengamos que explicarles que sí había nuevas generaciones de artistas escultores en el momento pero que sin apoyo se diluyeron sus esfuerzos individuales en la crisis económica y no pudieron continuar.

Yo no quiero ser en mis últimos años de vida quien tenga que explicar la respuesta a la infame pregunta “¿Y por qué no hicieron nada?” en la boca de un niño. Por lo menos no respecto a lo que está en mis manos como miembro de una nueva generación de escultores emergentes contemporáneos.

Constantine Loyd
Constantine Loyd, Disección de la percepción, 2019, Madera, metal y tinta, 152 x 122 x 52 cm

Sobre los referentes

Mi artista referente número uno es Louise Bourgeois. Llevo en mi brazo derecho tatuada su frase más famosa, que de su puño y letra reposa en el MOMA: «Art is a guaranty of sanity». Para jamás volver a olvidar que en la vida el sentido solo viene de ser en el hacer.

Palabras de cierre de Constantine Loyd

A las personas que valoran el arte solo les puedo decir que confíen en sus emociones y en lo que sienten al estar frente a una obra, la guía del corazón y del alma es la mejor en la vida y el arte no es la excepción. A los artistas emergentes, investiguen, sigan y sigan… como sea pero sigan… es la única forma de que evolucionen en el manejo de los lenguajes y las ideas, además ya nos estamos organizando para ayudarnos mutuamente.

Para conocer mucho más sobre la obra de Constantine Loyd pueden seguirle por Instagram: @loydconstantine

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
0
Divertido
0
Me encanta
18
Me gusta
2
Sorpresa
1
Ver comentarios

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
La Guía de Caracas
X