Ahora leyendo
Curiosidades de la obra La Última Cena del Maestro Arturo Michelena

Curiosidades de la obra La Última Cena del Maestro Arturo Michelena

Angelica Piñango
La Última Cena

De todos los tesoros que alberga nuestra hermosa Catedral de Caracas uno de mis favoritos es, sin duda alguna, la obra La Última Cena del Maestro Arturo Michelena, uno de nuestros artistas más talentosos del siglo XIX. Su gran talento para capturar escenas exponía un detalle casi fotográfico. Dentro de sus pinturas, algunos de los personajes están a punto de atravesar el lienzo en fugaz movimiento, otras parecieran que van a invitarte a pasar con la más educada amabilidad que impone el protocolo del anfitrión. Pero el drama, que es donde el maestro alcanzó la expresión más elevada de su talento es donde quedó atrapada su alma, el artista denuncia la miseria en la que viven las personas menos favorecidas, y en su conmovido corazón surgió entonces el compromiso que le llevó incluso a estudiar este terrible fenómeno en sociedades de otras naciones.

Curiosidades de la obra La Última Cena
Curiosidades de la obra La Última Cena del Maestro Arturo Michelena / Catedral de Caracas

Ahora que acabamos de celebrar la Semana Santa en cuarentena no he dejado de pensar en este icónico cuadro, de vital importancia para nuestra historia del arte, tengo por costumbre ir a visitar la Catedral para contemplarlo, pasan los años y no deja de cautivarme, en esta ocasión la visita ha sido pospuesta a hasta nuevo aviso, y mientras tanto me gustaría compartir con ustedes esos detalles que hacen de esta obra un trabajo único y singular.

  • Dentro de la historia que nos relata la biblia, La Última Cena fue uno de los momentos más dramáticos y decisivos. Por eso es tal vez una de las escenas más representadas en el arte. La más famosa es la que culminó el Maestro Leonardo Da Vinci en 1498. Caracas coloca la nuestra 400 años después en 1898 dentro de la Catedral Metropolitana.
  • El Maestro Michelena fallece en pleno ejercicio de su vocación. El pintor falleció a los 35 años de tuberculosis (enfermedad que contrajo en París, mientras visitaba barriadas humildes), dejando el cuadro inconcluso. En la parte inferior derecha de la obra se puede observar un escrito del padre del artista, en donde explica a quien encargó el cuadro lo sucedido.
  • La obra de Arturo Michelena fue innovadora, y este cuadro no fue la excepción, el conjunto es muy original por la disposición de los personajes alrededor de una inusual mesa en forma de herradura. Representó la fase lunar que había en ese momento, permitiendo que podamos ver a través de las ventanas el cielo nocturno. Al igual que en la obra de Da Vinci, Michelena no destaca a Jesús con el halo de santidad, sino con la luz de la luna llena, relacionada con la época de la pascua.
  • Mientras que en la célebre obra del Maestro Da Vinci se muestra el momento en que Jesús anuncia que uno de ellos lo traicionará, lo que genera una gran conmoción psíquica entre los apóstoles, en el trabajo de Michelena se representa el momento en el que El Hijo de Dios instituye la Eucaristía con la consagración del pan, aún no se ha hablado de traiciones. Allí podemos ver a los apóstoles en estado de serenidad; sin embargo, Judas sentado en el extremo derecho de la mesa se muestra inquieto y parece que en cualquier momento se levantará.
Curiosidades de la obra La Última Cena
El Maestro Arturo Michelena / Curiosidades de la obra La Última Cena

Los Orígenes del Maestro Arturo Michelena

Nacido en un hogar valenciano vinculado al arte donde su padre el pintor Juan Antonio Michelena fue quien le diera sus primeras lecciones, y su madre Socorro Castillo, hija de Pedro Castillo, retratista y autor de los murales de la casa de José Antonio Páez, le incitara a desarrollar su talento heredado, Arturo dio sus primeros pasos dentro del mundo del arte en 1874. Ese año realizó una serie de dibujos que ilustraron la edición neoyorquina de costumbres venezolanas, libro de Francisco de Sales Pérez. Un poco más tarde Arturo y su padre abren una academia de arte en Valencia, en donde realizaban retratos por encargo.

Toda la experiencia que acumuló con su trabajo en la academia le ayudó a llegar con éxito al Salón del Centenario, que se celebraba en Caracas y donde obtiene el 2do lugar con su cuadro La Entrega de la Bandera al Batallón sin Nombre (1883). En 1885, Arturo Michelena parte a París en compañía de Martín Tovar y Tovar, para inscribirse en la Academia Julian, donde ya figuraban Emilio Boggio y Cristóbal Rojas. En este instituto recibió las enseñanzas del afamado decorador Jean Paul Laurens. Gracias a las recomendaciones de Laurens, Arturo Michelena envía al salón de 1887 un lienzo impactante El niño enfermo, con el que gana la Medalla de Segunda Clase y el reconocimiento Hors concours, máxima distinción que el salón le otorgaba a un artista extranjero.

Curiosidades de la obra La Última Cena
El Maestro en su taller

Entre 1885 y 1889, su obra se caracteriza por la adopción del realismo oficial y por el ambicioso propósito de la ambientación documental y arquitectónica de los asuntos narrados, ya fueran escenas de género o episodios históricos. En este período pinta sucesivamente: Una visita electoral (1886), La caridad (1887), La joven madre y Carlota Corday (1889), obteniendo con este último cuadro la Medalla de Oro en la Exposición Universal de París (1889). En 1889 regresa a Venezuela donde fue recibido con júbilo. Luego de una temporada de éxito social en Caracas, contrae nupcias con Lastenia Tello Mendoza y retorna a París para iniciar un nuevo período en su carrera. Durante este lapso, adquiere una mayor destreza como dibujante y resolución en el uso del color y en la captación del movimiento natural; aparecen ciertas notas impresionistas y cierta inclinación religiosa. Obras importantes de este período son: La vara rota (1892) y Pentesilea (1891).

Ver también
Arte por la Paz

Curiosidades de la obra La Última Cena
Estudios sobre las Curiosidades de La Última Cena

Arturo Michelena regresa a Venezuela luego de haber contraído tuberculosis en París. Por este tiempo se convierte en un retratista de moda y pintor oficial. Pero su salud, cada vez más resentida, apenas le permite dedicarle tiempo a obras ambiciosas como Miranda en la Carraca (1896), Berruecos (1895), el Descendimiento (1897) y La última cena (1898), quedando inconclusas algunas de éstas. Los restos de Arturo Michelena fueron sepultados en el Panteón Nacional el 29 de julio de 1948. Cuando llegue el momento en que sea seguro salir de nuevo, anota éstas visitas en tu lista: Ver las Curiosidades de la obra La Última Cena del Maestro Arturo Michelena en la Catedral y visitar el Panteón para rendir honor a uno de nuestros más grandes Maestros de la pintura realista del siglo XIX. Mientras tanto podemos admirar las imágenes y seleccionar lo que queremos ver en persona más adelante, de forma responsable desde casa. Escríbenos si encuentras otras Curiosidades dentro de la obra La Última Cena.

https://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_metropolitana_de_Santa_Ana_(Caracas)

¿Cuál es tu reacción?
Confuso
2
Divertido
1
Me encanta
5
Me gusta
2
Sorpresa
1
Ver comentarios (2)

Dejar una Respuesta

Tu correo electronico no sera publicado.

SUBIR AL INICIO
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
X